Entre la gente aficionada al rock de nuestra ciudad en sus acepciones más duras y cañeras la visita de estos gigantes de la música (ya abueletes) causó una sobreexcitación generalizada, ese sano nerviosismo previo al de las memorables ocasiones se palpaba como una corriente eléctrica.