La escena Metal en España, al contrario de lo que se piensa, es bastante amplia, y cuenta con grupos de renombre nacional que rondan todos los territorios de la península. Podemos hablar, en casos de fama extrema, de Warcry, así como de otros que se hablan más en la escena underground, ya sean Iron Curtain, Hitten o Witchtower. Si hablásemos de Thrash, podemos centrarnos en los albacetenses Angelus Apatrida, muy reconocidos en el panorama, o los catalanes Crisix. ¿Pero acaso existe más? Por supuesto, como ya he dicho, hay miles de grupos desconocidos en España con trabajos de mucha calidad a pesar de contar con bajo presupuesto o pocas maneras de promocionarse. Death Above es una de esas bandas.

Death Above es un quinteto tinerfeño que lleva rondando por los bajos fondos desde 2010, creando sus trabajillos y dándose a conocer como más podían. Voy a ser franco: yo no había oído hablar de ellos hasta hace un par de días, cuando me preguntaron si podía reseñar un Extended Play de estos chicos. Acepté, pues es de todos sabido que soy un gran fan del Thrash Metal.
El Cover del EP no es nada que no haya visto en otras tantas maquetas ya. Puedo remitirme, como ejemplo, al Thrash is Alive de los croatas Vortex.

Es simple, en blanco y negro, con representaciones de varios de los estereotipos más extendidos del género, ya sean sangre, muerte, gore o explosiones nucleares. ¿No lo hemos visto en el Black Future de Vektor también?
La primera impresión que tuve fue, “es como si el Time is Up de Havok y el Sentence of Death de Destruction hubieran follado y les hubiese salido un hijo parecidísimo a la madre (Havok)”. ¿Wasteland Chronicles, War Never Changes? ¡Estos tíos han pasado una buena temporada jugando al Fallout! Pero vamos por pasos.

El EP consta de seis canciones más una intro de doce segundos que bien podían habérsela ahorrado. Puedo comprender que quieran meterte en situación más o menos, pero si no estuviese ahí nadie lo notaría.


War Never Changes, la primera canción, empieza con un riff duro y potente, al puro estilo Crossover de los 2000. No es nada que no se haya visto, es abrasivo, es veloz y es constante, así como que es jodidamente difícil que no llame tu atención. El estribillo es rápido y pegadizo. Puede que todo esto que te estoy contando te llame la atención, pero lo vas a seguir viendo durante el resto de todo el EP, algo que se hace repetitivo.


Entire World Collapse es, a mi juicio, la canción más mediocre de todo el EP. Tiene un rollo Flag of Hate al principio, pero luego va bajando la intensidad, como si perdiesen fuelle. Se mantienen con un solo a lo más puro Sodom (os estoy nombrando todo el plantel alemán aquí) y dan toda la tralla al final. Sin gloria aparece y sin gloria se va.


A pesar de no ser de lejos la canción más rápida del EP, Seeds of Destruction (o como ellos la llamaron, SxOxDx) tiene un riff muy bueno y el trabajo de batería de Kato le da un toque Groove que siempre se agradece, pareciendo la viva imagen de los años más dorados de Pantera en su Cowboys from Hell.


El siguiente tema, Welcome To Wasteland 2K17, una reedición del que salió en 2010, del Attack of the Soul Eaters. Poco que decir aquí, la velocidad y el ritmo parecen sacados de Acid Fuzz de Toxic Holocaust, pero mantienen la línea con un excelente trabajo vocal, así como una caña de la hostia al final del tema, algo que bien podrían haberle metido al resto de la canción, que lejos de ser mala, se me hace que podría ser bastante mejor.
Terror From Beyond, el tema más corto, actúa como puente a la siguiente canción, sin embargo, no hay duda de que estos tíos han escuchado a Nuclear Assault y su Hang the Pope, porque, me cago en Dios, se notan las influencias ahí. A pesar de ser solo un minuto y veintisiete segundos, podría decirse que es lo casi lo mejor que ha traído este EP.

Es todo lo que se espera de una banda de Crossover, canciones de una duración ridícula, pero de una calidad absolutamente deslumbrante.


Y llegamos al final del disco con Spread the Infestation, la, sin duda alguna, mejor canción de todo el EP. El riff es perfecto, melódico a veces. El trabajo de guitarra aquí es el mejor de todos los temas vistos hasta este momento. La batería suena de fondo como una puta ametralladora que no deja de dar un ritmo perfecto en todo momento. Si me tengo que mojar, este es sin duda el pináculo dorado de este trabajo de los tinerfeños.


En resumen. Estamos en 2017 y, a estas alturas, es jodido inventar algo nuevo dentro del Metal, y para qué vamos a engañarnos, lo que han hecho Death Above no es para nada algo nuevo. Es otro trabajo más, con sus puntos fuertes y sus debilidades. Tiene bastantes fisuras, y desde luego no es lo mejor, ni lo más original creado hasta este momento, pero sigue siendo divertido de escuchar y no me cabe duda de que cuando te lo pongas le vas a dar a la cabeza un rato y quizás hasta te lo vuelvas a oír porque se te ha quedado un ritmo grabado en la cabeza y no te lo puedes sacar.

¿Compra obligada? La verdad es que no, nada de obligada, pero si te lo encuentras en una tienda y te sobran unas pelas, no te digo yo que no pueda formar parte de tu colección.
Si fuese Risto Mejide y me obligasen a puntuarlo del uno al diez o del uno al cien o del uno al un millón, es igual, diría que es un siete y medio o un setenta y cinco o un setecientos cincuenta mil.

  

Descarga la review en PDF aquí.

 

http://www.deathabove.com
http://deathabove.bandcamp.com
https://www.facebook.com/DeathAboveOfficial/

 


             

               TOP CONCIERTOS