“Deliria” es el tercer albúm de estudio de un viejo conocido del parnoráma rock estatal, Mario Gutierrez. En este disco, el ex-guitarrista de Azrael, nos presenta una verdadera amalgama de estilos que harán disfrutar a los amantes del rock más técnico y cuidado.

En “Deliria” se pueden encontrar desde cancioness instrumentales, donde el guitarrista despliega su vertiente más técnica y creativa, a otros temas más sencillos en los que Mario pone su voz y hacen que el disco sea más digerible para cualquier tipo de público.

El disco abre con el tema “Sintonía Rockstar”, con el cual el guitarrista homenajea a los míticos programas radiofónicos que han marcado la vida de todo aquel que siente correr el rock por su venas, como Emision Pirata o Rock Star, cumpliendo dicho tema con todos los ingredientes para convertirse en la sintonía perfecta para dar inicio a un espacio de este tipo: alegre, dinámica y potente, un tema hard rock sin paliativos.

Si bien el albúm abre con un corte al más puro estilo del típico disco de rock instrumental, Mario Gutierrez también nos regala otras canciones de corte más intimista, en las que aporta su voz y corazón. Temas como “Un hombre normal” donde se despliega un rock potente y elegante, con interesantes riffs y un buen estribillo, “70 noches” donde vuelven a predominar cuidados riffs de guitarra consiguiendo un tema rock redondo , “Cuando el pasado vuelve” en la que el autor andaluz hace un claro guiño a la música argentina consiguiendo una original propuesta musical o “Siguiendo tu estela” donde se imponen las guitarras acústicas en un principio para intercalarse con un potente estribillo consiguiendo dotar al albúm con otro tema original y bien elaborado, que convierte al disco en una obra  heterogenea, en la que no hay tiempo para el aburrimiento.

Por otra parte, en “Deliria” hay un buen puñado de cortes instrumentales rebosantes de calidad y creatividad, como pueden ser la potente “Ciudad del Silencio” que tras una breve y virtuosa introducción nos sumerge en un tema plagado de riffs, que van desde el hard rock a pinceladas que nos recuerdan al heavy más clásico, la acústica “La Canción de Baños de Montemayor” de estilo más clásico y que sin duda hará las delicias de los más apasionados de la guitarra, “Rondo Alla Turca” donde se versionea el mítico tema de Mozart de manera magistral, “Siete Lagunas” en la que Mario vuelve a demostrar su destreza a las seis cuerdas además de una tremenda originalildad a la hora de abordar la creación de los temas o “Musa Lidia”, otra potente descarga sonora que cabalga entre el rock y el metal y en la que se vuelve a poner de relieve el buen hacer del ex-guitarrista de Azrael.

Sin duda estamos ante un disco que no dejará indiferente a nadie, heterogeneo y lleno de deliciosas sorpresas acústicas, en el que Mario Gutierrez despliega todo su repertorio sonoro para brindarnos un gran disco repleto de energía y creatividad.