Tanto tiempo esperando, y soñando, que llegara éste disco con Michael Kiske y Kai Hansen. Todo fan del metal, alguna vez, lo ha pensado y hasta comentado, ¿cómo sería si….?. Y hoy ha llegado el día.

Mucho se ha escrito, antes incluso que éste trabajo viese la luz, sin tiempo quizás para pararse a saborear y descubrir todos los secretos de éste trabajo. ¿Ansia quizás?

             Recuerdos de un pasado presente...quizá la mejor opción para resumir en pocas palabras el nuevo trabajo de los gigantes alemanes. Este álbum sumerge en un viaje a través de la historia de la banda, ya que a través de sus 12 cortes ( sin incluir bonus tracks) nos transporta a sus más gloriosas épocas y momentos con todos y cada uno de sus miembros.

                       Comenzamos este viaje con Out of the glory, tema que comienza muy power, muy rápido, parecido a… no, no es.. pero esto es la nueva era. Fear of the fallen, con ese comienzo tan dulce y esa garra que oculta. Ha sido el tercer single del disco y, personalmente  tras el primero que fue apoteósico, fue la señal que los fans de Helloween esperaban tras tanto tiempo.

             El nuevo tema alegre, que hace que el público en directo brinque o que simplemente cuando vayas conduciendo y la escuches no puedas evitar corear, Best time, probablemente una declaración abierta de la banda de hacer saber que es su mejor momento creativo. Al igual que este viaje tuvo un comienzo, también tiene un camino y Mass Pollution nos recuerda a la era del otro gran rey de la banda.

                       Avanzamos y nos encontramos con el corte, en mi opinión, más complejo, Angels es un tema profundo y oscuro. Seguimos a través de power del de siempre , con unas guitarras pegadizas, Rise without chains, qué estribillo... Indrestructible, segundo single y siguiente parada de este viaje, con esa fuerza que la banda está demostrando que vuelven pisando más fuerte que nunca.

 

 

             Nuestro próximo destino son los temas más heavies del disco, con cortes más clásicos, como Robot king, y cortes más power, como Cyanide. Con guitarras pesadas y baterías contundentes.

 

            Resulta inevitable esbozar un sonrisa al escuchar la estrofa de Down in the Dumps ( al oírla todos sabremos a qué nos recuerda). Además, parte del solo de guitarra, es idéntica a otra del tema incluído en la versión cd del Keeper II, pero que no forma parte del tracklist de la edición Lp del 88.

           

             Orbit nos abre paso a sumergirnos en la gran obra maestra del álbum: Skyfall.Primer single de este nuevo trabajo que hizo vibrar a legiones de fans que ansiaban poder escuchar algo de esta nueva etapa de la banda. Tema que engloba a todo lo que hace a Helloween ser Helloween, en cuanto a estructura, solos, el juego de las voces, que une dos épocas distintas de la banda y hacerla una. En este tema han demostrado que sólo ellos son capaces de unificar dos etapas y dos voces con 27 años de diferencia entre ambas. Deris desde 1994, y sin Kiske, desde entonces.

 

            Las partes melódicas del albúm son espectaculares, todas tienen algo que nos recuerda a los añorados Keepers, pero todas contienen también pedazos del resto de la historia de Helloween, la época Andy Deris. ¿Es esto un Keeper of the seven keys part III?, algo de los que se ha hablado mucho tanto en RRSS como medios, para mi No. Cuando has escuchado la discografía y conoces la historia de Helloween, tras varias escuchas de este último trabajo de la banda, es cuando descubres el por qué del nombre del álbum : Helloween. Ya que, han tomado la esencia de toda su carrera y la han condesado en este nuevo Lp. Happy, happy, Helloween……

 

Nuestro recuerdo para el desparecido Ingo Schwichtenberg, miembro fundador , quien puso nombre a la banda y además diseñador de la famosa calabaza que la representa.

 

Nota de redacción: el bonus track, Golden Times, debería haber estado incluido en el álbum.

 

Texto: Rafa Delgado y Vane Snider.