Desde Brasil llega un trabajo llamativo, limpio de sonido, y que nos recuerda que ciertas tendencias no desaparecen porque algunos grupos envejezcan y pasen más tiempo en clínicas de rehabilitación o en alguna clínica de liposucción.

Pero así y todo cada uno lucha por lo que desea y, con un sonido absolutamente “Punkoamericano”, los experimentados Bubblegum MARS ADDICT dejan claro cuál es su nostálgica visión del mundo, de la correcta interpretación de mezclas que a veces parecen condenadas a extinguirse, pero resucitan, vuelven y llenan las cabezas de muchachitos amantes del skate.

 Lo primero que debemos resaltar es la armoniosa ira que presenta cada canción, dejando claro que las referencias son las que han marcado un buen tramo de las radios americanas de principio de siglo. Amantes de RANCID, esos primarios GREEN DAY, el SurferPunk californiano y etcéteras, pueden acceder a una correcta puesta en escena de variados tintes que, repito, ponen nostálgico. Con buen tino, la verdad, mezclan esa desesperación post-adolescente de bandas como SUM-41. Pero de pronto te meten ese”wave”60´s” que la nota de prensa compara con Beatles o Rolling Stones… pero yo los encuentro más cerca de esos temas tipo “Rocakaway Beach” de RAMONES o la dulce dulce dulce interpretación de BEACH BOYS. En fin, pareceres que hacen que deba escribir que no vas a encontrar ningún cambio de ritmo que te haga saltar sobre la cama mientras escupís en las fotos de tu Ex… ¿o ya no se hace eso?

En cuanto a la parte técnica, tiene esa contundencia de una excelente mezcla y post-producción que, claro, responde a la interpretación de los músicos. Aunque toda la triste melancolía empalaga, quienes sean amantes de ese Punk anodino que no te habla de otra cosa que sean metáforas de un amor, o de un recuerdo de tu viaje de egresados se lo pueden pasar muy bien.

Para ser justos: no es un mal disco. Hay canciones más BAD RELIGION como “Chainsaw” o “Chibi”, pero no puedo dejar de imaginarme rubitos yanquis bebiendo cerveza mientras acosan a l@s que llevan camisetas de MARILYN MANSON o algo igual de comercial pero que escupe y se tira pedos.

En España el Punk es otra cosa, en Argentina también, el Punk es música para escupir carros policías, insultar al Sistema y dejar constancia de que todo se va al mismo carajo… Pero tampoco podemos decir que hay bandas que explotan esa actitud con un sonido que tiene menos contenido que consistencia… Quienes suenan Mainstreem no tienen la culpa de refrendar esas influencias en un disco que suena más añejo de lo que debería, con poca innovación y demasiado “suena a”… Pero claro, estamos en mundo libre siempre y cuando suene la música adecuada para ver al Captain América salvar la Tierra…


             

               TOP CONCIERTOS