Me viene a la cabeza, ya que son del mismo barrio, la letra escrita por Cazuza, allá por el año 1988, recitando  “Pero si piensas que estoy derrotado, quiero que sepas que siguen rodando los dados, porque el tiempo, el tiempo no para.”

Aunque la letra parece suave, añorante y, perdón si ofendo sensibilidades, “hippie”, esta reseña apunta a que, digan lo que digan de la música brasilera, el Metal sigue teniendo una cana en esas latitudes. El E.P. llamado “The rise of Heresy” es el lanzamiento del grupo THE TROOPS OF DOOM, un nuevo proyecto que tiene integrantes que HAN sido prácticamente fundadores de dicha escena.

Con un sonido equiparable a lo que debe ocurrir cuando un rayo alcanza una antena gigante, la banda despliega una descarnada interpretación de cada canción sin escatimar en sonido, y contundencia. Un Death claro, que se nota está siendo ejecutado por personas que han pasado más tiempo tocando sus instrumentos que durmiendo.

La apertura es una suave música operística, equiparando la intensidad de un movimiento sobre otro, para terminar dando paso a la banda con “Whispering dead words” donde una batería sale directamente a tu cabeza y maneja todos los tempos, realizando cambios y variaciones tan sutilmente, dentro de la energía desbocada, que uno apenas si se da cuenta. “Between the Devil and the deep blue sea” acelera más todavía, abriendo un camino hacia una oscuridad impresionante, apoyada en unas armonías eléctricas de las guitarras que asumen todo el mando con riff´s puestos en el momento adecuado. Pasamos al tema “The confesional”, donde me vienen a la cabeza aquellas primeras movidas del Thrash/Death brasilero, cuando cada álbum tenía un sentido, una ideología. La interpretación de la voz, incluso parece que la mezcla, es diferente al resto, más sucio, jugando al máximo con una distorsión calmada, tirando más salvajismo y crueldad que armonías. Brillante.

Cerrando la primera parte del E.P. entra como cabalgando un trueno “The rise of Heresy”, un gran despliegue de la batería dando paso a una banda que termina esquizofrénica, desplegando visiones mórbidas, dejando claro que Troops of Doom es una amenaza, no un nombre.

Para cerrar este trabajo nos regalan dos brutales re interpretaciones de SEPULTURA: “Bestial devastation” & “Troops of doom”. De nuevo los recuerdos, aquellas interminables caminatas para conseguir alguna cinta de Metal por las calles de un pueblo donde la brujería tenía más adeptos que la música… Canciones altamente complejas como estas, con el peso de haber sido compuestas por tamaños animales, hacen que sea doblemente recomendable este disco. Porque además de mantener la estructura intacta, absolutamente respetada, la delirante violencia del grupo hace que sea una gran experiencia. Además el contraste entre una y otra suma para cerrar un trabajo clásico, sin fisuras, de alto nivel, que combina a la perfección lo salvaje de un estilo propio de la calle, pero con un sonido de masterización altísimo.

En un año donde parece que han ganado los que querían vernos separados, donde para encontrar música real debemos surfear más que para comprar un AK-47, siguen saliendo adelante proyectos llenos de rabia, calidad y un mensaje contestario. Los que somos mayores de 40 estamos de parabienes recibiendo bandas como The Troops of doom… quienes sean menores, otro ejemplo de que el tiempo… el tiempo no para, nosotros debemos montarlo y llegar donde la sangre nos diga…

 

 


             

               TOP CONCIERTOS