Es inevitable sentir una mezcla de ilusión y temor cuando escuchas un nuevo trabajo de un grupo que te apasiona. Ilusión por escuchar algo distinto que te sorprenda, nuevas canciones que puedan convertirse en favoritas… pero también temor a sentirse defraudado si los nuevos temas no superan o igualan a lo conocido de discos anteriores.

Y con esa mezcla de ilusión y temor, me lanzo esta madrugada a escuchar “La Miel de las Flores Muertas”, el último disco del grupo asturiano: Desakato. No quiero leer opiniones, no quiero llevar prejuicios ni ideas preconcebidas. Lo escucharé, escribiré mis sensaciones y después…sólo después, leeré la acogida que ha tenido en redes este nuevo álbum.

Hace poco que tengo el placer de colaborar con Sevilla Metal, y si ya habéis leído mis crónicas, os habréis dado cuenta que no escribo sobre tecnicismos, eso lo dejo para los expertos. Así que si esperáis un minucioso análisis de la composición musical, de tempos, de técnicas y demás, definitivamente esta no es la reseña que buscabais. Yo soy visceral, es algo que no se puede ocultar, ni quiero. Hablo de mis emociones, de lo que me hace sentir un disco, una canción, un concierto… y eso es lo que plasmo en el papel, nada más que mis sentimientos…y nada menos.

Me dejo de prólogos y démosle al play…

De entrada ya reconozco el sello de Desakato… preciosa intro instrumental del primer tema “Apátridas” que va de un suave y sencillo punteo de guitarra que se distorsiona poco a poco para dar paso a sus característicos riffs cargados de una energía brutal. Si a eso le sumas que la letra comienza con la voz grave y desgarrada de Pepo… no puedo más que relajarme, recostarme en mi cama y disfrutar del viaje de algo más de 42 minutos que tengo por delante distribuidos en once nuevos títulos.

Confieso que Desakato me enamoró desde el primer tema que escuché, tiene todos los elementos para ello: el género musical; voces graves pero que dejan entender lo que dicen (lo cual es de agradecer); letras con una historia que contar, con un mensaje que transmitir; ritmos que te hacen saltar y bailar hasta en tus peores días… pero, sobre todo, tienen algo que siempre intento buscar en todos los aspectos de mi vida y que ellos tienen por definición… y es esa mezcla de ternura y salvajismo que es, para mí, la combinación perfecta,  porque es de esa mezcla de donde surge la pasión… porque la vida sin pasión, no es siquiera vida.

Algo que me gusta mucho de Desakato es que entre sus canciones, meten siempre algún que otro tema en su asturiano natal. En este disco encontramos “L-Estrueldu” y “Nin Dios Nin Rei” (una auténtica obra maestra, si no saltas con ella, es que estás muerto en vida). Preservar esa riqueza cultural lingüística  dentro un género tan concreto como el Punk-Rock es una apuesta muy valiente, muy arriesgada y, en mi opinión, muy acertada. Puede ser que les noto cierta sensibilidad cuando cantan en asturiano, o que tengo dos grandes amigos de su tierra que son dos amores, o ambas…, que hace que todo lo que tenga que ver con Asturias, a mí ya me tenga ganada, la verdad.

Noto, eso sí, voces más bajas y un sonido menos nítido, más sucio, digamos, en este álbum que en trabajos anteriores. Mucho efecto fuzz en la distorsión de la guitarra (y este es el único tecnicismo que vais a encontrar en esta reseña). Y tras leer algunas críticas, una vez escuchado el disco y sacar mis propias sensaciones, veo que a algunos fans (si bien a la mayoría les ha encantado esta nueva entrega), esto no les ha terminado de convencer, aludiendo a una menor calidad de sonido en esta ocasión. Pero… y esto es una opinión personal, no creo que este peculiar sonido sea resultado de una mala calidad o de una mala gestión en su edición.

Desakato es un grupo que no da puntada sin hilo, son metódicos, profesionales, cuidadosos del más mínimo detalle. Es algo que se puede apreciar en las entrevistas y documentales sobre ellos que podemos ver en internet. Respetando la opinión del resto, obviamente, creo que no ha terminado de ser entendida esta “suciedad” del sonido o este menor volumen en las voces.

Y es que si analizamos las letras, presentan una mayor dureza en la denuncia social que en otras ocasiones. Con más rabia si cabe, lo que le confiere al disco un estilo más punkarra, como puede apreciarse en la canción “Hijo de Puta”. Lo cual se complementa a la perfección con esa suciedad latente. Porque en el caos descrito en sus canciones, de una sociedad gobernada por medios de comunicación que no tienen escrúpulos a la hora de manipular la información y por una política más que corrupta, no tiene cabida alguna la nitidez ni la pulcritud.

En definitiva, he de decir que me ha gustado bastante el disco. Es cierto que gusta más en la segunda o tercera vuelta que en la primera, por aquello de que vas encontrando nuevos matices y reconociendo los estribillos, que quieras que no, ayuda a meterte de lleno en las canciones y sentirlas tuyas. Encuentro en ciertos momentos reminiscencias de grupos consagrados como Barricada, S.A., Rosendo o incluso Reincidentes, pero sin caer en imitaciones, porque si de algo puede presumir Desakato, es de tener un estilo propio e inconfundible.

Mi Ficha Personal del Disco:

Mi canción favorita: “Nueva Religión”

Frase con la que me quedo:Ahora estoy seguro que al crecer, cada vez me hago más pequeño” de la canción  “Hipnotizados” y “Llevo dentro un laberinto del que salgo cuando ya no puedo huir” de la canción “Tierra Prometida”.

Letra que más me ha gustado: “Nuestro Legado”

Canciones:

  • Apátridas
  • Hipnotizados
  • Nuestro Legado
  • Elegante Entierro
  • L'Estrueldu
  • La Tierra prometida
  • Nueva Religión
  • La Colmena
  • Hijo de Puta
  • Sombras
  • Nin Dios Nin Rei

 

Enlace a full álbum:

.be

 

Redacción: Ro Sierra

Fotografía: Pedro Danta


             

               TOP CONCIERTOS