“Never Say Forever” es el tercer disco de los valencianos Jolly Joker, tras sus anteriores “Here Comes…The Jokers” (2015) y “Sex, Booze & Tattos” (2012).

Con un hardrock de acento muy norteamericano e influencias muy palpables de muchas de las grandes bandas de los ochenta, su estilo se define rápidamente desde los primeros compases, con un sonido muy directo y unas canciones que se muestran tal y como son desde el primer bocado.

 

Dentro de esas marcadas influencias, cada tema tiene reservado un hueco para su sello y carácter propios, con el protagonismo de una voz muy peculiar, difícilmente encasillable y capaz de transformarse sutilmente según sea necesario, sin perder su esencia.


Respecto a trabajos anteriores, después de muchos kilómetros acumulados a sus espaldas, en este disco se observa una banda más madura, con una composición más homogénea de las canciones, un estilo más continuo de principio a fin en cada pista y un mayor sentido global en todo el álbum.

 

El disco lo abre una contundente “Anywhere” que en apenas 15 segundos de arranque enmarca perfectamente el sonido de “Never Say Forever”: una entrada de aroma punk con guitarra y acompañamiento sencillos que en algo menos de 4 minutos deriva en un clasicazo solo de guitarra y promete que lo que está por venir sólo puede ser bueno.

 

“Nasty Habits”  presenta probablemente el riff y la canción más pegadizos de este trabajo, con una cadencia muy groovy (permítanme la expresión) y la quintaesencia gamberra que siempre acompañó al glam de los ochenta. Cargada de personalidad, resulta imprescindible escucharla de nuevo. Si vas en el metro, deja de seguir el ritmo con la cabeza, que todos te están mirando.


Quizá el tema mejor estructurado y con mejor evolución del disco sea “Believe”, con una rabia creciente en la voz, acompañada de una melodiosa guitarra, en una canción que sí se toma su tiempo para desnudar sus secretos.


Dentro de este viaje a los ochenta, el trepidante ritmo de “I am Rock N Roll” y su acompañamiento muteado a la guitarra nos hará recordar por momentos a Mötley Crüe en su época dorada, en una canción que quizá esté más definida en su parte instrumental que en la vocal. Aún así, resulta un tema con fuerza que enseña matices distintos a los anteriores.

 

Tenemos serias sospechas de que un pedacito del espíritu de Nuno Bettencourt debió poseer a Yannick en “Hey Babe”, en un tema muy rockero y cortante, cargado de fraseos y detalles preciosistas a la guitarra que hacen una delicia escucharlo, con toda la banda desmelenada en el que seguramente sea el momento álgido del álbum.

 

La fuerza de “Stay Behind” resulta ser pura dinamita, en un tema muy salvaje que desde la primera escucha siempre parece rememorar el carácter brutal de muchos temas de Skid Row.

 

Acertadamente, “Set My Soul On Fire” aporta una pizca de azúcar al disco, en un tema a medio tiempo que baja la agresividad respecto al resto de piezas para darnos un pequeño respiro. El tema rebosa mucho feeling y confirma la madurez y variedad compositiva de Jolly Joker.

 

Como broche final, cierran el trabajo los dos minutos de la acelerada “I Wanna Go”. Contundente y muy breve, resulta algo carente del carácter de las anteriores, aunque tiene un final de manual de los que nos gusta escuchar siempre.

 

En resumen, “Never Say Forever” demuestra la personalidad de Jolly Joker en un disco bastante maduro y muy trabajado, con menos espacios para la experimentación y un sonido muy definido en unos temas con numerosos guiños a los brillantes años ochenta, sin perder por ello su identidad propia a la hora de mezclar todos esos ingredientes.

 

Desde SevillaMetal esperamos poder disfrutar de ellos por nuestra tierra y verlos pronto en directo.

 

                Una review de Jesús León para SevillaMetal.

 

 

Jolly Joker son:

 

Lazy Lane - Vocals
Yannick - Lead Guitar
Luke - Bass
Alex Rayder- Drums / Bateria

 

http://www.jollyjoker.es

 

https://www.facebook.com/jollyjokerband/

 

https://www.youtube.com/user/JollyJokerOfficial

 

BELIEVE:

SET MY SOUL ON FIRE:

I AM ROCK N ROLL:

 


             

               TOP CONCIERTOS