“Suevia” es el tercer álbum de la banda viguesa “Aquelarre”, presentado en enero en la sala Masterclub (Vigo). Con más de 10 años de formación desde su concepción en 2007, presentaron su primer trabajo “Requiescat in Pace” en 2014, contando con la producción de Jose Rubio (Nova Era, ex Warcry) y Santi Suarez (Sphinx).

Dos años más tarde, en 2016, editan “Tempo” de nuevo bajo la producción de José Rubio y con colaboraciones de Pilar Fernández (Prima Nocte, ex Dharma), Juan Flores “Chino” (José Andrea y Uróboros, ex Sínkope) o José Andrea (José Andrea y Uróboros, ex Mago de Oz).

Con “Suevia” pretenden explorar otros caminos diferentes del Power Metal melódico de sus anteriores trabajos bajo la batuta de Zoilo Unreal Studios y con diseño y maquetación de Anita Alonso, del que tenemos que decir, ha hecho un trabajo precioso.

 El álbum comienza con “Himno do Antergo Reino” (Himno del Antiguo Reino) como intro instrumental del corte folk/celta, un emotivo homenaje a golpe de gaita a esta marcha tradicional gallega.

 En “Galicia 19” arranca fuerte la batería junto con unos acordes graves que nos darán el corte más largo del trabajo. La voz de su vocalista, nos trae ligeros recuerdos de los antiguos Saratoga, con unas guitarras distorsionadas, que si dejamos fluir la imaginación, bien podríamos decir que imitan de nuevo ese sonido folk de la gaita autóctona. Con un tono Power Metal melódico que las guitarras rompen ocasionalmente para darle un filo algo más thrashero, las voces se alternan a su antojo entre agudas, guturales o susurradoras a medida que avanza el tema. No olvidamos señalar también la magnitud del teclado, que confiere ese aura mística y épica cada vez que predomina. Un homenaje al batallón gallego que luchó contra los franquistas y una letra con mensaje que no debemos olvidar: ¡Pan, justicia y libertad!

El tercer corte, “Suevia”, (de título homónimo al álbum) nos sumerge, aún más si cabe, en ritmos tribales y celtíberos gracias a la lírica en gallego. Se mantiene la temática reivindicativa y combatiente, a manos de un ritmo bastante pegadizo que en el estribillo te llama a bailar en corro y que va in crescendo gracias a los instrumentos típicos gallegos. Una mezcla muy curiosa.

“Aunque duela recordar” arranca con sonidos del mar, gaviotas y sirenas de barco. Todo hace presagiar que será un tema emotivo con la carga sentimental que lleva estar lejos. Los riffs marcan la pauta de ritmo rápido al principio que desacelera a la entrada de la voz y que sigue fluyendo arriba y abajo en función de la intensidad de la lírica. Los teclados acentúan esa brisa de melancolía  que se agudiza gracias a los coros y que rompe en un final abrupto.

El cuarto tema es una versión de “Tu Gitana” de Jose Alfonso popularizada por “Luar Na Lubre”, un fado portugués reinterpretado en tono metal. Aunque no pierde la fuerza que le confieren las guitarras, el ritmo es algo más calmado que en cortes anteriores. No la versión en sí, pero sí la “traducción a estilo metalero” me recuerda mucho a la interpretación de “Hijo de la Luna” de Stravaganzza.

“Aurora” se presenta con un tono más feroz y salvaje rindiendo homenaje a María de Aurora, la vecina viguesa que actuó de correo para mantener informados a los guerrilleros que se oponían a los soldados de Napoleón y que es imagen de la Reconquista. Aquí alternan el Death melódico favorecido por las voces con la épica como hilo conductor general de la banda. Letras con mensajes contundentes y cargadas de historia. Casi al final del tema, encontramos un break instrumental bastante vanguardista.

El piano se hace protagonista de “Hijo del mar”, una balada suave impregnada por la tristeza de la inmigración y la lejanía de esos padres gallegos en lucha siempre con el mar, un tema sufrido recurrentemente en tierras gallegas.

Volvemos al Power speedico en “Jakobsland (Sigridur), donde podemos oír con más fuerza el bajo en los comienzos del tema. Quizás un guiño a las expediciones vikingas en tierras gallegas (Tierra de Santiago – Jakobsland). Como decía, el estilo rápido en guitarras y doble bombo vuelve de nuevo, para armar de fuerza a los coros que vitorean épicamente a Sigridur.

Y llegamos al tema que tantas ganas tenía de escuchar desde que vi el setlist del álbum, “Romasanta”, un personaje enigmático que siempre ha despertado mi curiosidad. Manuel Blanco Romasanta nació en una aldea de Orense y fue inscrito en su partida de nacimiento como “niña”, siendo considerado como el primer asesino en serie de España. Durante el siglo XIX, encandilaba a mujeres solteras o separadas para posteriormente asesinarlas. Tras ser detenido, Romasanta se defendía de haber sido víctima de una maldición que le convertía en lobo y que acabó siendo el primer caso registrado de licantropía. Evidentemente el tema arranca con aullidos de lobo y unas guitarras punzantes y distorsionadas, a las que se unen en growling unas voces desgarradoras para describir las sensaciones que habría tenido Romasanta en sus actividades licántropas. Cierto es que nunca habríamos pensado en ponernos en lugar de tal personaje. El corte general es agresivo, audaz y atrevido, aportando un toque macabro y oscuro a la poética general de los temas anteriores.

Y el cierre del disco cae en manos de “Heroína”, un paseo por la incansable lucha de las madres gallegas contra la droga (reflejado en la serie Fariña). Con unos punteos punzantes y una batería fuerte pero más melódica, vuelven a la crítica social enlazada con sus raíces gallegas. A mitad del tema, los teclados dan un ritmo más ochentero al corte contrarrestado por las voces, con guitarras más limpias y agudas.

No siendo el Power Metal uno de mis géneros preferidos, he de decir que Aquelarre han conseguido enlazar sus raíces gallegas en todos los temas del álbum con muy buen acierto, tanto en lo instrumental como en sus letras. Se nota bastante la evolución con respecto a sus otros dos trabajos, por un lado en las voces y por otro lado en los cambios de tempo y ritmo, que se aprecian mucho más fluidos y menos encajados. Esperemos que sigan teniendo tanto éxito como ya se prevé tras el debut de este “Suevia” junto a Rhapsody of Fire tan solo un mes después de su presentación.

 

Componentes:

Icko Viqueira: voces

Cristóbal Otero: guitarra rítmica

David Castro: batería

Ramón Rodríguez: bajo

Christian Marco: teclados

Ramón Viqueira: guitarra solista

 

Redes sociales:

http://aquelarremetal.com/

https://www.facebook.com/aquelarremetalVigo

https://twitter.com/aquelarremetal

http://www.youtube.com/user/AquelarreOficial

 

 


             

               TOP CONCIERTOS