23 de noviembre de 2018, esa es una de las fechas más esperadas para los fans de uno de los grandes grupos de rock progresivos del territorio noruego…

Pero antes de meternos en materia, de recorrer los parajes sombríos depositados en esta increíble aunque corta nueva ópera prima de este gran conjunto.

De adéntrarnos y que sus áridas arenas llameantes vuelvan a invadir nuestros sentidos, de disfrutar con sus increíbles conceptos de diamantes oscuros mezclados con una absoluta belleza degenerada por una atmosfera de tristeza, caos y a su vez riqueza incalculable.

Me estoy refiriendo al conjunto noruego Conception y su vuelta al universo inmenso que crearon hace más de 20 años.

 

Es como un sueño deseado por todos los seguidores de esta gran formación que nos dejó con la boca abierta con su gran arte conceptual depositado en sus cuatro operas titánicas que dejaron huella en nuestro maravilloso universo que es el heavy metal.

Cada año volvíamos a escuchar sus cuatro grandes obras publicadas hasta este queridísimo 23 de noviembre de 2018 y alucinábamos con cada una de ellas.  El camino lo abrieron con The Last Sunset (1991) con un recién llegado vocalista que sustituía a Dag Orsby  y que nos dejo anonadados con su increíble registró vocal… Como no, me estoy refiriendo al grandísimo vocalista noruego Roy Khan (Ex Kamelot)… También llamado por sus seguidores “La voz de dios”.

Su primer trabajo fue una maravilla, pero el que dejó a medio mundo con la boca abierta fue su siguiente obra titulada Parallel Minds (1993), con este titulazo Conception se hicieron un hueco dentro del rock progresivo noruego y por supuesto en el resto del mundo.

Este disco es una maravilla conceptual que mostraba su estilo variante, raro, insólito, especial e único que crearon. Conception son alquimistas de lo extraño, son artistas de lo mestizo y unos fuera de serie combinando estilos que van desde el rock, pasando por el metal progresivo, el jazz o  partes de música clásica con movimientos tribales y hasta incluso eléctricos. Unos verdaderos titanes de la música que yo denomino paranormal… Porque en este campo son unos verdaderos maestros. A esta gran obra le seguirían los no menos brillantes In Your Multitude (1995) disco que combinaba la música tribal con toques étnicos dando una gran vuelta de tuerca a su sonido que volvieron a sorprenderme  y el rarísimo pero a su vez excelentísimo Flow (1997).  Sin lugar a dudas una verdadera locura que mezclaba ese sonido mutante de la formación con toques electrónicos que le sentó de maravilla. Si no habéis escuchado estos discos amigos/as os estáis perdiendo 4 diamantes en bruto de la música progresiva internacional. 

Pero sigamos explicando lo que significó para esta persona que hoy escribe este análisis, lo que supuso ese mes de junio presenciar la gran noticia de que Roy Khan volvía de su abandono de nuestro universo hace unos 8 años, ese momento cuando el vocalista noruego abandonó el que fue su grupo durante más de 10 años Kamelot.

Recuerdo que ese día se clavó en mi memoria como agujas y de cómo sentí que una parte de mi alma musical se esfumaba cual humo perdido entre un fuerte viento embravecido. Ese día muchos seguidores del cantante noruego se rompieron, se decepcionaron y  lloraron la gran pérdida de este inmenso artista.

Y cada día mirábamos las noticias deseando ver esa esperada vuelta de Roy a nuestros oídos, a su mundo… Pero esa noticia nunca llegaba, ese Ave Fénix nunca resurgía de sus cenizas y una y otra vez volvíamos a escuchar sus temas, sus increíbles registros vocales, esa voz aterciopelada que te atrapaba cual canto de sirena y sus no menos increíbles puestas en escenas – performances… Es normal, cuando un cantante que tanto has querido y venerado deja atrás tanta belleza de trabajo, tantas y tantas grandes piezas musicales te deja destrozado.

Pero cuando ves que vuelve, que no es un sueño, ni un espejismo provocado por páginas de poca credibilidad, que todos los medios especializados hacen eco de esta gran noticia y que lo hace con un tema totalmente nuevo y que además está preparando con sus ex compañeros de Conception una vuelta por todo lo grande con nuevo trabajo para sus seguidores y además preparando una gira de presentación para volver a traer la belleza de Conception a sus deseosos fans. Entonces te das cuenta que ese sueño se hace realidad y que todas esas ganas de volver a ver y escuchar a uno de tus ídolos es una realidad.

 

Además tengo que deciros que yo conocí mucho antes a Kamelot que a Conception y que gracias a amigos que eran incluso más fans que yo del artista me recomendaron esta gran banda noruega. Directamente me decían te gusta Roy en Kamelot, pues escúchalo en este tema… Y yo decía ¿Roll the fire? ¿Eso qué es? Y me decía escúchalo y luego escucha Parallel Mind, me lo vas a agradecer.

Y después de escuchar esa seguía con Silent crying, con My decision, con Wolf´s lair, con The promiser, la impresionante Soliloquy o la mismísima Parallel mind. Uno tras otro, tras otro, tras otro iba devorando cada disco, cada tema, cada detalle, cada cambio y decía joder con la bandita de los ******. Alucinaba con Conception y no solo porque fuera Roy. Que esta banda es mucho Roy, sino que también por el impresionante apartado instrumental que pose esta gran formación desde las guitarras de impresionante poderío técnico de Tore Otsby (Único miembro fundador que queda) que muestran la incalculable dramatización de las melodías del conjunto noruego hasta los impresionantes latidos de vida proporcionados por su batería Arve Heimdal o el contundente riego sanguíneo que lo acompaña a los mandos de bajo de la formación de la mano de Ingmar Amlien.

Todos ellos proporcionan el manto atmosférico perfecto para que Khan se desenvuelva como pez en el agua y tengo que decir que en Kamelot sorprendía muchísimo… Pero es que en Conception es un nivel mucho más rico.

Claro que este último trabajo se han metido mucho más en el rock técnico progresivo con toques sinfónicos marca Roy en su etapa de Kamelot, pero es que es normal, son muchísimos años bebiendo de ese estilo y es imposible que un cantante que curtió su vida a la formación norteamericana no se haya guardado algo de dicha esencia tan característica. 

Bien,  ya hechas las presentaciones y de poner un poco de nostalgia al análisis,  vayamos directamente al meollo de asunto, el tema que hoy me lleva a escribir estas líneas y no es otro que desglosaros por completo cada uno de las seis pistas que forman este último trabajo de la formación noruega.

Vamos con My Dark symphony amigos y amigas míos.  

Lo primero que nos entra por los sentidos es su elaborada portada diseñada por el artista griego Seth Siro Anton  gran ilustrador y vocalista /bajista del conjunto griego de death metal sinfónico Septicflesh- bajo su incalculable trabajo como ilustrador de libretos de artistas musicales encontramos entre ellos grupos como Moonspell, Belphegor, Nile, Serenity, Ex deo, Paradise Lost, Soilwork, Septicflesh, Kamelot o nuestros internacionalmente conocidos Noctem.

Un trabajazo que avala el impresionante poderío artístico de este titán de la ilustración. En esta ocasión nos presenta una ilustración que lleva impresa a fuego su estilo oscuro y macabro reflejado en casi todos sus trabajos… Pero dejando una inmaculada presencia en este cuadro tan sombrío con la representación de una paloma blanca imponente que muestra un contraste precioso que nos detalla que en la oscuridad siempre se puede hallar una luz de serenidad y liberación de nuestros demonios interiores.

Esa es la esencia de Conception en este impresionante trabajo y hasta su imagen que abre su disco da clara muestra de ello. 

Tras alucinar con la impresionante portada nos adentramos en los bosques sombríos de este trabajo musical de la formación noruega. Como he dicho el disco consta de 6 pistas…Bueno en realidad 5 y un tema introductivo instrumental que nos abre las puertas de “Su sinfonía oscura”.

Los temas son:

  • Re:Conception
  • Grand Again
  • Into The Wild
  • Quite Alright
  • The Moment
  • My Dark Symphony

Re:conception es un tema de poco más de un minuto que nos marca el latido de una nueva vida, de un resurgir inmaculado que va increscendo poco a poco con si de una ola mecida por la calmadas aguas de una pieza sinfónica nos arrastrara hasta su primer tema verdadero del Ep.

Grand Again (Grande de nuevo) continua donde lo deja la anterior con un potente riff principal entre todos los instrumentos, pero muy marcado que da paso a un Khan muy distorsionado y porque no decirlo algo tímido en los primeros compases… Pero tranquilos todo es parte del mensaje que lleva este temazo impreso en sus tripas. En definitiva parece como si Khan se estuviera disculpando con alguien, como si quisiera reconquistar la cima de una montaña olvidada con sus tonos aterciopelados que nos narra  la caída de alguien que desea volver a ser grande pero que ahora es un segundón y que tiene que aceptarlo. (No sé yo, pero me da que se está disculpando con la música, por dejarla olvidada, por dejarla a un lado.)

No puedo evitar el erizarme los pelos de la nuca cuando escucho nuevamente la voz de este artistazo rompiendo el silencio con sus increíbles tonos que tanto me conquistaron en anterior época de mi vida. Es como si poco a poco fuera despertando de un coma profundo, de un periodo de descanso… Pero eso se acabó, Roy Khan  a vuelto!  Y  quiere volver a conquistar nuestros oídos deseosos de él. Y vaya si  lo consigue con cada aliento lirico que sale de su boca me conquista más. Además acompañado de un apartado instrumental mastodóntico que lo arropa en cada segundo de este primer tema completo del ep.

Con un estribillo contundente Conception con un visceral estallido desencaja una sonrisa en mis labios, Conception está de vuelta y quiere romper con cada uno de sus clásicos estereotipos, tomado la parte épica de Kamelot, con hasta corales vocales que arropan cual ángel resucitado a Khan y le proporcionan la majestuosidad que se merece este artista. Ni que decir tiene la parte solista de Tore con ese toque personal de acariciar su instrumento y que me deja con la boca abierta de par en par rubricando un solazo en toda regla que hace de puente celestial al réquiem final de este primer tema. En una palabra, increíble.

Tras frotarnos los ojos y comprobar que no estamos soñando y que esto es real, que no es una quimera de mi imaginación y seguir sonriendo sin parar prosigo con el siguiente tema del Ep.

Into The Wild (Dentro de lo salvaje) Entra con esa parte tribal y salvaje de los matices de su disco In Your Multitude con esas percusiones contundentes que nos da pie a los falsetes clásicos de Khan, que nuevamente arropado por coros femeninos angelicales nos muestra esa voz que nos enamoró años atrás.

Pero es que Conception no es solo Khan, poco a poco vamos comprobando como sus compañeros van creciendo codo con codo y van posicionándose a su hombro cual igual, introduciéndonos lentamente en un impresionante apartado instrumental que vuelve a desatar mi sonrisa de oreja a oreja. Vaya pegada, vayas partes de bajo, vaya poderío sinfónico hasta llegando al final con partes oscuras que se mezclan con el elemento iluminado por las ráfagas del contenido vocal cual día nublado que va tapando el sol poco a poco. El componente sinfónico de este disco es acojonante señores y el mensaje en este tema muy claro una persona que quiere renacer, renacer de su oscuridad, desatando su parte animal y mezclándose con la madre tierra. Precioso.

 

Quite Alright (Muy bien) Es el tema más contundente del Ep. Vamos el más trallero jejejejej. Con una contundencia instrumental más fuerte y pesada perdiendo parte de ese elemento sinfónico que lleva sobre sus espaldas en los dos piezas anteriores pero no olvidándolo. Aquí y ahora puedo decir que si Roy Khan es un genio vocalmente, Tore tiene la capacidad de insuflarnos sentimientos con su increíble técnica y partes solistas. El solo que desata en este tema en palabras más justas, una maravilla. Y qué decir del corazón del tema bajo y batería de Ingmar / Arve es una pasada y llevan el ritmo como si un animal rabioso fuera abriendo paso por la quietud y la soledad. Y qué decir del estribillo, nuevamente vuelve  a pegarse a nuestros oídos como un chicle y retomando como he dicho anteriormente el componente sinfónico, no olvidado amigos, no olvidado jejejeje. 

 

Ahora si estáis preparados para el mejor tema del disco… Al menos para mí.

The Moment (El momento) Este tema es la culminación del disco con permiso de My Dark Symphony. Introducción de piano, parte aterciopelada de Khan que nos va arrastrando hacia una persona postrado en su decadencia y periodo de soledad que recuerda su familia, sus penas, esas personas perdidas y de cómo es el momento de volver, de estar juntos… Vamos esto va dirigido al mismísimo corazón de Conception. Y como la formación va gestado a la impresionante voz del vocalista noruego el mejor tema del disco sin lugar a dudas. Lo tiene todo, partes progresivas que nos introducen en movimientos más característicos del Jazz con pinceladas oscuras que se desahogan en matices individuales de una magnitud bestial.

Este tema es Conception, es la fuerza de Parallel Mind, es lo salvaje de In Your Multitude, es lo extraño de Flow… Pero dando una vuelta de tuerca que solo ellos saben hacer y trasmitir. Qué maravilla de tema por dios.  Y qué maravilla volver a tener esto de vuelta, aunque sea corto, aunque no tenga 1 temita más para gozar… Conception is Back amigos míos y como dice el dicho si es corto y es bueno dos veces bueno. Y aquí queda grabado a fuego en solo 6 temas y una impresionante resurrección de esta gran formación que llevaba deseando su vuelta desde el primer día que escuché a Roy en este poderío de formación. 

Pero todavía queda el tema más sombrío del disco, el más decadente y sinfónico de todo el Ep. Me estoy refiriendo al que consagra este gran trabajo y que otorga nombre a esta obra de arte My Dark Sinmphony (Mi sinfonía oscura). Un tema que bebe de la mente más oscura / trágica de Khan y sus chicos, posicionándonos en una pieza lúgubre tapada por un velo negro sinfónico que provocará que te enamores de este tema de principio a fin. Es el tema más largo y el que más se repite, pero esa es su función clavarse en tus oídos con esa atmosfera depresiva de principio a fin. Provocando en tu interior esa sensación de angustia, la angustia que Khan trasmite con su voz endurecida, quebrada que acompañada por Tore te desgarrara poco a poco como si se te rompiera algo dentro y Ingmar / Arve siguen a la par provocando esa sensación de réquiem oscuro sinfónico que tiene esta sinfonía decadente.

En mi opinión cierre magnifico que no hace otra cosa que cerrar un trabajo conceptual impecable, una vuelta maravillosa que esperemos no sea solo una ocasión pasajera y que sigamos disfrutando de esta impresionante formación llamada Conception.  Welcome home, Conception.

 Aquí os dejo mis impresiones finales del que para mí es uno de los mejores lanzamientos del pasado 2018 y seguro el de muchos como yo jejejejej.

-Lo mejor: La vuelta de una de las formaciones más técnicas de años pasados. El increíble trabajo conceptual que tiene en sus entrañas, la vuelta de uno de los mejores vocalistas del metal universal  Roy Khan, la combinación de estilos que tan bien hace el conjunto noruego, el componente sinfónico que bebe en esta creación y sobre todo que Conception vuelve después de 21 años de exilio.

-Lo peor: Se escucha en un suspiro, me hubiera encantado que hubiera algún tema más para disfrutar de este increíble trabajo y por poner alguna pega más disponer de 1 temita más marca de la casa…. Pero como es un álbum conceptual es normal que todo vaya en la misma línea argumental anqué ellos saquen la sangre Concpetion en cada segundo del plástico jejejejej.

 

Puntuacion total:   9.5 / Obra Maestra

Texto:  Rafael Alonso

 

 

 

 

 


             

               TOP CONCIERTOS