Con la lógica expectación levantada en una ciudad todavía no acostumbrada a entrar en el circuito mundial de las grandes giras del circo del rock y el metal, unos 15 o 20 mil fans se agolpaban en los alrededores del Estadio Olímpico de La Cartuja soportando el calor extremo sevillano del mes de julio.

Lo primero que llamaba la atención al acceder al recinto, era la gran cantidad de espacio inutilizado al quedarse detrás del escenario “muy arrimado” por tanto, hacia el graderío sur. Sonando bajito y con una estupenda actitud cañera la joven banda THE RAVEN AGE cumplía con solvencia su papel de teloneros calentando aún más al personal con su propuesta de metal contemporáneo no exenta de buenas melodías.

Sobre las 10 de la noche y a los acordes del viejo clásico del hard-rock británico “Doctor Doctor” de UFO  a modo de introducción, arrancó un fantástico show de puro heavy metal  en un escenario ambientado en el mundo de las culturas mayas precolombinas en el que el maestro de la gran ceremonia –el vocalista BRUCE DICKINSON- apareció ante una especie de caldero-altar mágico y humeante para interpretar las dos primeras piezas –“ If Eternity Should Fail” y “Speed of Light”- del más reciente trabajo “The book of souls” (el mejor disco de IRON MAIDEN de los últimos 20 años). La primera canción que levantó el ánimo de los heavis/as veteranos/as (aquellos mismos/as que acudimos a su anterior visita a nuestra provincia –hace ya 18 años- un sábado 10 de octubre de 1998 en el Velódromo de Dos Hermanas), fue “Children of the damned” incluida en el imprescindible  “The number of the beast” cosecha del 82.

“Tears of a clown” y una fantástica a las guitarras “The red and the black” (esa innegable herencia de WISHBONE ASH) demostraron las razones del importante porcentaje de sus temas más recientes en el set-list de esta gira. Subidón de los gordos con uno de sus mejores singles de siempre: “ The Trooper” banderita y casaca en ristre incluidas. Con “Powerslave” y sus aires árabes empezó a quedar claro quién es el jefe de todo el equipo, fundador- creador y alma mater: MR. STEVE HARRIS y su bajo galopante y tenso con los dedos –estilazo y ejemplo para muchos bajistas metaleros del planeta- toda la noche. Por cierto, su compañero de la base rítmica (NICKO MaC BRAIN) contundente y preciso –como debe ser un batera-. 

Con motivo de la celebración del 20 Aniversario de la mítica banda sevillana "Evassion", nos dimos cita el pasado jueves 30 de junio, en la Sala X.

Como era de costumbre las puertas se abrieron un cuarto de hora más tarde de la hora inicial, las 21:30.  Debido a que la prueba de sonido acababa de realizarse por algunos problemas técnicos que surgieron, pero que se solucionaron sin problemas.

Ya dentro de la sala estábamos deseando de ver a Evassion metidos en faena, cosa que no fue posible hasta pasada casi una hora, debido al poco público que se presentó a la hora de la apertura de puertas, pero que poco a poco fueron llegando para presenciar el espectáculo que ofrece esta legendaria banda.

Pasada las 22:35 las luces se apagaron, y empezó a sonar un tema que me es muy familiar, el tema que Vangelis hizo para  Blade Runner, mientras se suceden en una pantalla fotos de la banda. Y  Evassion entra en escena con los primeros compases Desde el Otro Lado, comienzo arrollador que me sorprendió muchísimo (Ya que nunca he tenido el placer de escucharlos). La gente lo pregonaba a gritos “Oscar y Alfonso sois la leche” y entonces entra en escena la voz que nos va a llevar de la mano en este viaje. Vocalista de Nocheterna y Vehemencia, que he tenido el placer de escuchar en muchas ocasiones, Imanol Herrera. Hay que decir que este hombre se ha tenido que aprender todo el setlist en tiempo record, para estar a punto en este 20 aniversario de la banda, cosa que no es fácil y que me sorprendió muchísimo.

 El pasado viernes 27 de Mayo, los Sevillanos amantes de la buena música. Nos dimos cita en la Sala Event (Isla de la cartuja) para presenciar el debut sobre las tablas de la banda Hispalense SIERPE. Banda con gran potencial musical, encabezada por su frontman Yon Barranco (Darkcrown y Fourways), Gonzalo Gassol a su bajo (Killem y actualmente en la nueva formación de Vikingore), Emilio “Kanina” a su batería (Yell, Stingers “Scorpions tributo” y Actualmente en Dark light “Tributo a Him”), Dani Díaz a su guitarra (Dogma actualmente en 1989 “Covers de Rock de los 70, 80 y 90”) y Manuel Muriel a sus teclados (The Storm). 

Ya presentados cada uno de sus componentes y su increíble trayectoria musical, hay que matizar que SIERPE aprovechaba este debut para presentar su primer trabajo de estudio “Echoes of Eternity” grabado en Jotun Studio.

La noche como podéis apreciar pintaba estupendamente dada la gran potencia y excelente calidad de la que posee esta gran formación. 

Debido a unos problemas técnicos las puertas no se abrieron hasta entrada las 23:00 horas, cuando su apertura estaba especulada sobre las 22:00 de la noche. Pero hay que subrayar que la formación tuvo que hacer su prueba de sonido en menos de 35 minutos. Cosa que es de agradecer y que me sorprendió muchísimo. 

Ya en la sala se sentía que el respetable estaba deseando de ver a SIERPE metidos en faena, pero claro un gran debut tenía que tener una presentación de su trabajo, de su esfuerzo y dedicación por parte de los que han trabajado para llevar este álbum a nuestros oídos. 

             

               TOP CONCIERTOS