En los tiempos extraños que corren, que una de las bandas más sonadas del metal nacional y que lleva 7 años en silencio, vuelva a subirse a un escenario… Es un motivo más que contundente para ( mascarilla y distancia social mediante) cargarse con la cámara y volver a entrar en una sala de conciertos.

A veces no sé bien por qué escribo. Malos tiempos para toda expresión artística que no cuente con una buena estrategia de esfuerzo. Y debo reconocer que he demorado en escribir este artículo porque me vi forzado a seleccionar de qué manera podría intentar ser capaz de reflejar lo que ha conseguido a lo largo de este tiempo la banda que es sujeto de este análisis. Perdón por ello.