Una masa de grunge lechoso acecha nuestro planeta…

Desde que Milk nos presentó su LP “Escape from dead planet” el pasado mayo he ido acumulando cada vez más ganas de presenciarlos en directo. Ayer llegó el día soñado y por fin podré compartirlo contigo. 

 

La puesta en escena ya marca la diferencia: si un concierto se inaugura con la vaca mascota de la banda nada puede salir mal. Y es que estos chicos, aparte de talento musical, tienen mucho sentido del humor.

 

El formato del LP es nada más y nada menos que el de un cómic, lo cual es una manera muy original e inteligente de presentarnos su propuesta. Si queremos vivir la experiencia Milk al completo es necesario tener en cuenta que todas las canciones forman una trama, la cual se refleja a través de diferentes viñetas inspiradas en el imaginario futurista de los años cincuenta.

Todos vestían del color de la leche aunque, eso sí, cada uno a su estilo. Por ejemplo, mientras Ramón Codina llevaba su ancha sudadera casual, Rodrigo Leite me emocionó con una falda espectacular.

Jeremy Fourest me conquistó con su contundente batería y Ramón Codina me hipnotizó con su habilidad al teclado. 

 

La canción Dead Planet era bastante stoner y está muy bien compuesta. Me recordó bastante al estilo de Queens of the Stone Age, especialmente por la voz y el ritmo. En el cómic se relata mostrando a una familia feliz frente a un televisor  que les vende un viaje a una nueva galaxia para escapar de un planeta cada vez más caótico e inhabitable.

 

El tema Oh Ohh!! es una crítica al juego político que nos ha tocado experimentar. Tiene muchas reminiscencias bowienianas (sí, me he sacado este adjetivo de la manga, pero ¿a que tú y yo nos entendemos?). Ziggy Stardust parece revivir gracias al tono experimental y a la manera de expresarse de Rodrigo Leite, que manejaba la guitarra como si se tratara de una extremidad más de su cuerpo. 

 

Ya me habían dejado extasiada con su powergrunge cuando de repente tocaron People are Strange de The Doors. Este vasito de leche fue más que suficiente para mandarme a la cama bien satisfecha y calentita, solo que nos esperaba algo más…

Narrowing nos pareció un Nervermind de Nirvana actualizado y aquí Iván Medina nos sorprendió bastante con su flow, respaldado por la buena acústica de la Sala X.

 

Pero el tema que más muda me dejó fue sin duda Star One, una canción stoner muy bien ejecutada con espectaculares voces volátiles y que permite a todos los instrumentos lucirse al ritmo del powergrunge

De postre nos regalaron un par de temas nuevos, uno se llamaba Kenny, con una guitarra bastante ochentera y otro, que si no recuerdo mal se titulaba Abuelitas sexys nos sedujo con un teclado bien psicodélico. Tampoco podía faltar Grave Dohl, que tiene un videoclip muy divertido. 

 

En resumen: Milk alimentó mi alma durante cada segundo del concierto. Tengo muchas esperanzas depositadas en esta joven banda barcelonesa y te recomiendo encarecidamente que no les pierdas el rastro, ya que las expectativas de su directo están más que superadas.

Si te moló esta crónica compártela con tus mejores colegas y no olvides suscribirte a mi canal de Youtube:

La Visitante de la Música

 

Fotografías y videos: Daniby