¿Alguna vez os habéis preguntado qué tienen de especiales algunas bandas que las hace únicas o qué las hace ser una más? En este concierto pudimos dar respuesta a esta pregunta mediante dos actuaciones que entre ellas compartían público pero no feedback.

Hay crónicas que se escriben solas, tan solo que las manos que las hacen pueden ser más o menos torpes y su capacidad de abstracción pueden ser más o menos objetiva y certera en cuanto al relato de los acontecimientos. Antes de empezar, me gustaría poner en relieve una serie de hechos que han jugado a favor de este evento y que he visto más que acertados.

Cualquier concierto que se organice ha de llevar detrás una preparación, un estudio de público pero, sobre todo, contar con los nativos del lugar para no llegar más perdidos que un guiri en Pino Montano. Así, con los deberes hechos por parte de la agencia Rockstone Management tras el concierto de Lándevir y Salduie en Noviembre, para este evento contaron con dos medios locales y con la promotora Delma Domingo, así como contar con Ars Nova XIV como banda invitada.

Ser profetas en su tierra, Ars Nova XIV predicaron con el ejemplo de cómo hacer bien las cosas.

Como siempre, por cortesía, las puertas de la sala se abrieron con algo de retraso para dar tiempo a preparar todo y a que el público fuera entrando sin prisas ni agobios. Ars Nova XIV fueron los perfectos anfitriones para la primera visita de Celtian a Andalucía sacando a las tablas todo el poderío de su rock sinfónico progresivo con toques celtas.

Con un repertorio digno de un concierto memorable pero recortado por las exigencias de tiempo, desde el primer tema se metieron al público en el bolsillo el cual mostró un buen feedback con la banda y entre ellos mismos. Esto hizo que no pudiera haber mejor ambiente y que la sensación de trabajo bien hecho fuera innegable.

El público se volcó con los locales y se pudo ver una gran variedad de asistentes que conocían los temas de los sevillanos fuera aparte de los parroquianos habituales de los conciertos.

Catorce

El reloj

Mi red

Doomster

Hasta el amanecer

Nuevo comienzo

El camino

Medley

La danza del destino

Vive hoy

Celtian, cuando el público responde a pesar de todo.

Con el retraso acumulado entre la apertura de puertas, que, aunque no excesivo, sí fue acumulativo junto al cambio de escenario tras la actuación de Ars Nova XIV, llegó el turno de la banda madrileña. Desde antes del principio, la atmósfera de la sala era muy propicia para dar un buen espectáculo y disfrutar de una de las bandas del momento.

Con todos los elementos a su favor y siendo la banda protagonista, Celtian no consiguió desarrollar todo su potencial sobre las tablas. Hubo un par de momentos en los que el sonido no hizo justicia al repertorio y se vio una banda algo descompensada en cuanto a cohesión interna. Por una parte, se vio como los que ya estaban más asentados en el proyecto mantenían más temple mientras que los dos nuevos componentes hacían un esfuerzo considerable dándolo todo, disfrutando y sobre todo sonriendo en su primera actuación con la banda.

Setlist:

Intro+Musa+Niamph

Mirada de Fuego

Moonlight Shadow (cover)

El solsticio de Driade

The Morning Star+The Hills of Clogher

The Call of the Mountains

El Mar sabe tu nombre

El Sueño de Deirdre

La danza del Fuego

Tu Hechizo

En Tierra de Hadas

Y Sevilla respondió como debía responder.

A veces, Sevilla saca su lado bueno con las bandas nacionales y locales volcándose. En este concierto, se hicieron las cosas medianamente bien y, además, jugó a favor del evento el hecho de que en la ciudad no hubiera competencia en cuanto a otros eventos de música metal.

El tiempo acompañó, los ánimos de la gente, la predisposición para entrar en el pacto entre banda y público también aunque hay que resaltar que, por ejemplo, a nivel crítico y formal, faltó un poco de interacción entre los propios componentes de la banda y un poco más creerse lo que estaban haciendo.

Algo que no pasó en la actuación de Ars Nova XIV, y sí en la de Celtian, fue que eché en falta más interacción y fuerza a pesar de que el público coreaba casi todas las canciones y se prestaba a participar. Resaltar el esfuerzo más que titánico de los dos nuevos componentes de Celtian sea más que necesario ya que apenas sin tiempo y con una agenda de conciertos y eventos que ninguna banda debería dejar escapar.

En cuanto a la Sala X, lo mismo de siempre. Algunos fallos de sonido que habría que revisar, y todo perfecto, como de costumbre. Sin embargo, no hay que dejar pasar por alto que la cada vez más mermada variedad de locales y propuestas culturales alternativas también pasan factura, como el hecho de la clausura de una buena cantidad de locales de La Alameda de Hércules en la misma noche del concierto, lo cual pudo influir en que algo aumentase a última hora la venta de entradas en taquilla.

Crónica: Ana Doblado

Fotos: Marta Grimaldi


             

               TOP CONCIERTOS