La escena Únderground Sevillana mantiene su toque independiente con vida, más allá de la pandemia y los postureos que más tienen que ver con el ego que con la música.

Los proyectos más jóvenes deben luchar no solo contra el sistema cultural si no además con prejuicios internos críticos y, la verdad, aburridos.

THE LAST CHANCE es un exponente perfecto de la simbiosis generacional que representa la rebeldía y la potencia a través del trabajo y la creatividad.
Su primer lanzamiento "Priorities" es un directo a la mandíbula del MetalRock más sónico, bruto y con esos matices melancólicos que aporta un sonido global de desazón y rabia...
La imagen del grupo es real, sus canciones también. Canciones que te arrastran a esas madrugadas de conciertos y poco dinero en el bolsillo, a mirar el Sol devorar desganado la ciudad desierta y un carrito oxidado de supermercado barato... Al menos eso me hizo sentir "Take it Away" , con un vídeo-clip ingenioso que refrenda un poco esa cofradía urbana de desazón y humo.



Lo mejor de estas generaciones que vienen cerquita nuestra es su relación inexistente con etiquetas, les da igual tu género, tus tendencias, tus ropas... incluso tus gustos musicales... "Fake prophets" es tan fácil de sentir y somatizar por lo ganchera y cruda... con toques de Himno callejero y de disturbios silenciosos en concierto.

"No one will save us" o "Broken Mirror" son más descargas, extensas y disconformes, que sudan esas fiebres que van creciendo  en los riff's casi virtuosos de un guitarra zurdo sobre el que el resto de la banda va acompasada y con esa opacidad de sonido contundente.
De nuevo, el estilo no requiere mayor brillo que el que tiene. Si centenares de bandas de Death o Black se empecinan en sonar a cinta satánica de los 70's... también debemos hacer parte del concepto THE LAST CHANCE ese "Groove" noventero... pero sin rimmel de ojos ni postureo modélico de pañuelo en la cabeza y agudas desentonaciones.

Hace un par de años escribí en otro blog que THE LAST CHANCE debía dar ya ese paso en la escena local sevillana y dejar de ser el número de apertura de otros... porque se lo habían ganado a pulso, con trabajo y, sobre todo, con una propuesta artística salvaje... De polígono y borracheras extensas porque no hay otro lugar donde ir... o donde nos invitan no nos hace ni puta gracia llegar.
Quedaos con vuestras camisetas de 15€ con las mismas voces de hace 20 años o más... yo me quedo escuchando "Priorities" y bebiendo latas medio tibias de cerveza no reciclada...