SevillaMetal no me ha dado más que alegrías, y eso que es difícil hacer feliz a una blacker de sentimientos como soy yo. Gracias a esta página he podido estrenarme como entrevistadora y lo he hecho con una banda que, de verdad, aunque no os guste el metal clásico, después de leer lo que viene a continuación, mínimo que os entran ganas de tomaros una cervecitas con esta buena gente.

Y si además os interesa el género, la mezcla de tradición y elementos futuristas os va a volver locos, palabrita de Satán.

  1. Lo primero que se me viene a la cabeza cuando escucho a una banda nueva es acerca de todo el trabajo que hay detrás de ella. ¿Qué es Kryptos? ¿Cómo nació el concepto?

Nolan: Comenzamos con el grupo en 1998 y, para ser honesto, nunca pensé que llegaríamos tan lejos. Desde luego que éramos ambiciosos pero lo único que podías esperar era hacer un bolo de vez en cuando o improvisar algo de música con tus amigos y unas cervezas en un garaje o en la habitación de alguno de ellos. Creo que nos tomamos la banda más en serio cuando escribimos las letras de nuestro primer álbum para después grabarlo y lanzarlo, en ese momento hubo mucha gente que se interesó por nosotros.

Supongo que en ese punto decidimos que teníamos algo muy bueno entre manos y queríamos ver como de lejos podía llegar y aquí estamos: 22 años y 5 álbumes más tarde intentando abrir botellines de cerveza sin rompernos los dientes (risas).

 

  1. Me pareció notar un “algo” de Kreator y Judas Priest en vuestras canciones. ¿Qué puedes decirme acerca de vuestras influencias? ¿Tienen que ver todas con el metal?

Nolan: Estás en lo cierto, musicalmente tenemos influencia de Priest, Maiden, Thin Lizzy, Accept, Sabbath… Respecto al thrash, las únicas influencias aparecen en las partes que canto y van más en la línea de Ron Royce, Coroner y Mille de Kreator. Aunque, sinceramente, bebemos de un montón de cosas, no solo de música: películas, libros…, también metemos mucho de ciencia-ficción en nuestros temas, se puede decir que somos un crisol de influencias bastante guay.

 

  1. Hablando sobre bandas, ¿cuál fue tu primer contacto con el metal?

Nolan: Bueno, todo comenzó en 1990, tenía como 9 o 10 años y un vecino mío, mayor que yo, me dio algunos casetes de Iron Maiden, AC/DC y Def Leppard para que los escuchara. Entonces metí la cinta de Piece of Mind en el walkman y ya está, no había vuelta atrás, fue como si alguien activara un interruptor en mi cabeza. Aún sigo recordando cuando escuché entrar la batería en “Where Eagles Dare”, se me pusieron de punta los pelos de la nuca y de los brazos: fue como sentir un calambrazo.

Después de aquello me convertí en una esponja: absorbía todo el rock y el metal que caía en mis manos, pero fue algunos meses más tarde, después de escuchar “Defenders of the Faith” de Judas Priest, que comprendí que esta música iba a permanecer dentro de mí toda la vida.

En mi opinión sigue siendo el mejor álbum de heavy metal de todos los tiempos y se podría decir que atrapó mi alma con las “cadenas del metal” para siempre, ¡qué cursi! (risas).

 

  1. El concierto de Iron Maiden de 2007 fue muy significativo para la escena india, ¿qué piensas acerca de ello? ¿Notas que haya crecido el número de fans del heavy metal desde entonces? ¿Cómo es hacer música de este tipo en la India?

Nolan: Bueno, sí fue un concierto histórico porque muchas bandas importantes vinieron años después, incluyendo Metallica, Megadeth, Slayer, Testament… En ese sentido fue genial porque pudimos ver los grupos con los que crecimos, pero en lo que respecta a la escena india no tuvo demasiado impacto. Las cosas se mantuvieron iguales, aunque desde el 2007 sí que creció bastante más, pero es complicado aquí, no hay muchos locales en los que tocar ni mucha gente que escuche metal, incluso siendo la población más de mil millones de personas. Pero, como dije, es porque las cosas se están poniendo complicadas en la India y muchas bandas quieren ir de gira por el extranjero, lo que es genial en mi opinión ya que no hay mucho que un grupo de metal pueda hacer aquí excepto dar algunos bolos en algunas ciudades principales.

Para una banda como nosotros, que toca metal de los ochenta, rompemos un poco la norma porque la mayoría de grupos locales hacen metal extremo o géneros más modernos, lo que parece estar muy de moda entre los jóvenes.

Pero nos parece bien, tenemos buenos fans en Europa y estamos muy contentos de hasta dónde hemos sido capaces de llegar.

 

  1. La música metal no tiene nacionalidades, pero cada país trata el género de una manera especial, lo hacen único añadiendo componentes emocionales y culturales ¿qué le trae un país como la India a este género bajo tu punto de vista?

Nolan: Creo que muchas bandas inyectan a su música elementos de su cultura y claro que tenemos grupos aquí que combinan metal con música tradicional india, aunque en lo que a nosotros respecta, nuestra cultura no ha tenido una influencia particular en la música que hacemos. Crecimos escuchando mucho rock de los sesenta y los setenta gracias a nuestros padres y pasamos al metal desde ahí.

Creo que lo único típicamente indio que existe en nuestro grupo es la idea de ver cuánto alcohol barato podemos beber en cualquier momento (risas).

 

  1. ¿Cuál ha sido la experiencia más divertida que habéis tenido en una gira? ¿Y la más rara?

Nolan: (risas) Todas nuestras giras son, por lo general, una combinación de cosas raras y locuras de borrachos. Creo que una de las más graciosas fue estar completamente bebidos y quedarnos fuera del apartamento de nuestro manager en una de las giras porque el técnico de sonido tenía las llaves y estaba roncando en el interior del piso. No podía oírnos aporrear la puerta así que uno de nosotros tuvo que trepar por el exterior del edificio, dos pisos, y entrar por la ventana. Obviamente borracho como una cuba, además creo recordar que unos policías nos preguntaron que qué estábamos intentando hacer (risas).

Hay un montón de cosas raras que pasan en las giras también. Probablemente una de las más extrañas fue que nos cruzamos con una mujer que estaba vestida como un gato gigante; lo llevaba todo: una larga cola, bigotes y eso y solo nos hablaba ronroneando y con otros sonidos que hacen los gatos. Pensábamos que era una broma hasta que nos dimos cuenta que iba completamente en serio y lo único que pudimos decir fue un: “Vaaaaaaale, buena gatita” (risas).

 

  1. Incluso Batman tiene días normales siendo Bruce Wayne, ¿cómo matáis el tiempo cuando no hacéis música? ¿Cómo es un día normal de los chicos de Kryptos?

Nolan: (risas) Por desgracia todos tenemos trabajos normales porque estar en una banda de metal no paga las facturas. Yo trabajo como editor de contenido en una empresa de seguridad informática, Ganesh es consultor de marketing digital, Rohit es creativo publicitario y Vijit solo come y juega a los videojuegos todo el día.

 

  1. ¿Qué tal veis el futuro de Kryptos? ¿Cómo y dónde podríamos veros y cuáles son vuestros siguientes proyectos musicales?

Nolan: Debido a la situación por el coronavirus, nuestros planes se han vuelto un poco inciertos en este momento. Íbamos a un festival en Rusia en julio pero ha tenido que ser pospuesto al 2021, también tenemos un tour europeo de 25 días para octubre/noviembre de este año, pero aún no estamos seguros de si tendrán lugar o no por cómo están las cosas actualmente. Con suerte, y cruzo los dedos, todo mejorará pronto y la gente saldrá de este lío sana y salva.

Nos estamos manteniendo ocupados de alguna manera escribiendo material para nuestro siguiente álbum, y, aunque no pase nada este año, estaremos listos para ir a tope de velocidad hacia el 2021.

 

 

 

 

 


             

               TOP CONCIERTOS