Las expectativas frente al gran evento que tuvo lugar el pasado domingo 2 de octubre, eran realmente titánicas. Angra uno de los grandes referentes del Power metal internacional, terminaba su gira por España en nuestra Sevilla (La verdad es que este año ha sido una delicia para los amantes del metal y el Rock… Un año cargado de grandes bandas internacionales y nacionales que han visitado nuestra tierra) Pero bueno vayamos directos al meollo del asunto.

La tarde se presentaba bastante bien, como he dicho había muchas expectativas depositadas en este gran concierto.  Los asistentes esperaban con ansia formado cola mientras llegaba la hora de la apertura de puertas… Bueno algunos esperamos en los vehículos restaurantes que estaban estacionados delante de la sala.  

La apertura de puertas se efectuó a las 19:45 de la tarde, 15 minutos de la hora establecida. Ya dentro del recinto los asistentes iban cogiendo sus sitios favoritos cerca del escenario para no perderse ningún detalle del espectáculo.

A las 20: 10 de la tarde salta al escenario Alquimia del mítico maestro guitarrista Asturiano Alberto Rionda. No hay que decir que la energía y compenetración que derrochan los chicos de Alquimia es increíble. Con Espiritual empieza la potencia del conjunto donde la fusión de Alberto e Isra Ramos es una combinación de auténtico lujo, el sonido estaba a la altura del espectáculo… Siendo este en muchas ocasiones mejores que las del conjunto que teloneaban. Una cosa que me dejo muy buen sabor de boca es que Isra tiene muchísimo potencial sobre las tablas, para mi parecer este que os escribe veía muchas similitudes de Roy Khan (Ex – Kamelot) y Tommy Karevick (Actual cantante de Kamelot) En la forma de moverse e interactuar en el escenario… Cosa que se agradece muchísimo.

Crónica realizada a Alive(Tributo a Pearl Jam) y a The Buzz Lovers(Tributo a Nirvana)

 

La pasada noche del viernes 16 de Septiembre, tuvimos el placer de presenciar la actuación de dos grandes bandas tributo. La cita Terraza Fanatic (Junto al Pabellón de la Navegación), hora 21:30 de la noche.

Al entrar en el recinto nos dimos cuenta de que esta noche iba a ser especial, el viento empezaba a amainar el calor sofocante y agotador que reina todos los veranos en Sevilla. Acompañados de una luna llena majestuosa que se reflejaba en las aguas de nuestro Guadalquivir… Sencillamente perfecto. Como es de esperar  el concierto comenzó algo más tarde, 3 cuartos de hora para ser exacto.  Pero es normal  y no hay que molestarse porque un concierto se retrase algo de tiempo jejejeje.

La primera banda comienza a preparar sus instrumentos, set list, amplis y demás.

La verdad he de ser sincero, no soy muy seguidor de Pearl Jam pero no cabe duda que es una de las bandas más influyentes e importantes dentro del género  Grunge de la historia.

Comienza a sonar los primeros acordes de Alive y lo hacen con el tema Release del álbum Ten, disco debut de esta mítica banda Estadounidense. Tras este espectacular tema, el cantante recalca  que el directo va dirigido en parte de su totalidad al Ten. Y tras una pequeña presentación y agradecimiento, continúan su directo con  Once tema que describe por completo el estilo de Pearl Jam. Le seguirían Brain of J., Corduroy, World Wide Suicide. Temas que hicieron que el público se fuera calentando con el increíble poderío de esta increíble banda tributo.

 

Con la lógica expectación levantada en una ciudad todavía no acostumbrada a entrar en el circuito mundial de las grandes giras del circo del rock y el metal, unos 15 o 20 mil fans se agolpaban en los alrededores del Estadio Olímpico de La Cartuja soportando el calor extremo sevillano del mes de julio.

Lo primero que llamaba la atención al acceder al recinto, era la gran cantidad de espacio inutilizado al quedarse detrás del escenario “muy arrimado” por tanto, hacia el graderío sur. Sonando bajito y con una estupenda actitud cañera la joven banda THE RAVEN AGE cumplía con solvencia su papel de teloneros calentando aún más al personal con su propuesta de metal contemporáneo no exenta de buenas melodías.

Sobre las 10 de la noche y a los acordes del viejo clásico del hard-rock británico “Doctor Doctor” de UFO  a modo de introducción, arrancó un fantástico show de puro heavy metal  en un escenario ambientado en el mundo de las culturas mayas precolombinas en el que el maestro de la gran ceremonia –el vocalista BRUCE DICKINSON- apareció ante una especie de caldero-altar mágico y humeante para interpretar las dos primeras piezas –“ If Eternity Should Fail” y “Speed of Light”- del más reciente trabajo “The book of souls” (el mejor disco de IRON MAIDEN de los últimos 20 años). La primera canción que levantó el ánimo de los heavis/as veteranos/as (aquellos mismos/as que acudimos a su anterior visita a nuestra provincia –hace ya 18 años- un sábado 10 de octubre de 1998 en el Velódromo de Dos Hermanas), fue “Children of the damned” incluida en el imprescindible  “The number of the beast” cosecha del 82.

“Tears of a clown” y una fantástica a las guitarras “The red and the black” (esa innegable herencia de WISHBONE ASH) demostraron las razones del importante porcentaje de sus temas más recientes en el set-list de esta gira. Subidón de los gordos con uno de sus mejores singles de siempre: “ The Trooper” banderita y casaca en ristre incluidas. Con “Powerslave” y sus aires árabes empezó a quedar claro quién es el jefe de todo el equipo, fundador- creador y alma mater: MR. STEVE HARRIS y su bajo galopante y tenso con los dedos –estilazo y ejemplo para muchos bajistas metaleros del planeta- toda la noche. Por cierto, su compañero de la base rítmica (NICKO MaC BRAIN) contundente y preciso –como debe ser un batera-. 

             

               TOP CONCIERTOS