El pasado sábado 28 fue sin duda alguna uno de los días más esperados en Sevilla ya que fue el día escogido para que Avalanch presentase en nuestra ciudad su homenaje en su XV aniversario a El Ángel Caído, uno de sus discos más conocidos y carismáticos.

Como teloneros estuvieron Cenizas del Edén y Oker. La primera procedente de Huelva, sobradamente conocida nuestra al haber protagonizado varias crónicas en nuestra página, fueron una apisonadora durante los 30 minutos aproximadamente que estuvieron sobre el escenario sacando buen sonido. Por otro lado, Oker ofreció un concierto muy potente de principio a final con una Carme Xina (voz) dándolo todo y agradecida de estar en nuestra ciudad dando a conocer esta banda madrileña.

Era ya medianoche y estábamos a punto de presenciar el directo de Avalanch. A las 00:10  empezamos a escuchar “Santa Bárbara” y “Hacia la Luz” que serviría de introducción para meternos de pleno con “Tierra de Nadie”.

Desde el comienzo del concierto el sonido era bastante bueno ya que podíamos diferenciar cada instrumento y la voz de Isra Ramos bastante clara. Es de agradecer ya que el precio de la entrada era bastante caro, no apto al alcance de cualquier bolsillo, estamos hablando de casi 30 euros y menos calidad por ese precio hubiera sido un atropello solo por pagar el nombre de una banda o un show.

Hay que destacar que Alberto Rionda fichó para ello a unos fuera de serie para este nuevo proyecto con Isra Ramos a la voz, Mike Terrana a la batería, Magnus Rosen al bajo, Jorge Salán guitarra y Manuel Ramil en los teclados.

La banda siguió haciendo recorrido por todos los temas de éste disco con la excepción de varios temas que no entendimos por qué no los tocaron.

Siguieron con el tema que da título al disco “El Ángel caído”, la mitiquisima “Xana” y “Corazón Negro”, donde inmediatamente después de terminar ésta última, hubo un pequeño pique a lo “duelo de solos” entre Alberto Rionda y Jorge Salán. Continuaron con “Delirios de grandeza” y “Antojo de un Dios” con un espectacular solo de Jorge Salán con el que era imposible no meterse en el tema y dejarse llevar por aquellas melodías.

La banda, como el público, estaban totalmente entregados e integrados como si fueran uña y carne disfrutando no sólo de rememorar este disco sino de poder disfrutar de la calidad de todos sus componentes tanto musicalmente como expresando esa complicidad y simpatía que era recíproca. En éste momento del concierto seguiría un solo de batería de la mano de Mike Terrana donde nos mostró precisión y ritmos potentes durante varios (algo largos) minutos.

Al terminar el solo de batería empezó a sonar otro temazo con varios actos, estamos hablando de “Ruinas del Edén”, tema donde colabora Leo Jiménez en el álbum, (pero no pudimos disfrutarlo en el directo jeje) el cual entró como un tornado en la sala y sin duda un subidón de adrenalina al público.

Hubo una breve pausa y hubo un pequeño acústico como descanso a la tralla anterior mencionada. Os estamos hablando de “El príncipe feliz” a guitarra de la mano de Alberto y la voz de Isra Ramos, una balada que está basada en un cuento de Oscar Wilde. Continuaron en el mismo formato acústico con “Cambaral” del disco Llanto de un Héroe (¡eché de menos este tema en eléctrico!)

Vientos del Sur” fue la última canción de éste “Unplugged in Custom” (ésta vez teclado y voz) con Manuel Ramil e Isra, del mismo álbum que el tema anterior, disco que cumple 18 años, casi nada…

Después de este ratito de calma la banda regresó a la versión eléctrica que ya estábamos echando de menos, con los temas de su última época “Papel Roto” y “Alas de Cristal” del disco El hijo pródigo. Temas tranquilitos con cierto protagonismo en las teclas de Manuel Ramil.

Ahora seguiría un “solo de bajo” de la mano del señor Magnus Rosen. Qué decir de éste señor… Se pueden decir muchas cosas y todas positivas; no paró un instante durante todo el concierto de un lado a otro, animando al público todo el tiempo, siempre sonriendo, haciendo posturas, bromeando, muy cercano, un buen personaje.

Ya quedaba para finalizar 2 temas… “Lucero”, pero… ¿dónde estaba Isra Ramos? Lo escuchábamos cantar y no lo veíamos y era porque había bajado del escenario (podéis “verlo” en el video que os adjuntamos a la crónica). Y para terminar y no podía ser de otra manera, ¡con  “Torquemada” el público vibró como si no hubiera un mañana!

Un espectáculo de más de 2 horas de duración. Salimos satisfechos del concierto aunque con un sabor un poco agridulce ya que, en mi humilde opinión, sobraron los solos (se hicieron largos), la parte acústica fue un poco “corta rollo”, la parte final del evento fue tranquila también a excepción del último tema. Si por mí hubiera sido, hubiera metido en su lugar temas algo más cañeros, aparte de que faltaron por tocar temas del disco que hacían homenaje.

Crónica / Fotos / Video: Daniel Serrano (Daniby)

Agradecimientos: 

Gracias a Pablo Aliscar (esquirlas de metal) por cedernos algunas fotografías.

Gracias a Antonio Mellinas por ceder imagen de setlist para crónica/video.

Gracias a Ana LeonBlanco por algunas correcciones en el texto.