Casi 2 meses después del último concierto al que asistí, vuelvo a estar sentada en uno de los comodísimos sofás de Platea Odeón, situado en la planta alta del cc Plaza de Armas, en esta ocasión para ver en directo a Héroe de Leyenda, una banda sevillana tributo a Héroes del Silencio formada en 2010.

Y aunque echo de menos los conciertos tradicionales prepandémicos, he de decir que, ya que hay que verlos sentados, esto de hacerlo en un cómodo sofá tiene su punto.

Subieron al escenario pasadas las 22:30h y tocaron un repertorio muy completo de la famosa banda zaragozana: Decadencia, Rueda Fortuna, Flor de Loto, Maldito Duende (que es mi preferida), o La Herida entre otras.

Nunca los había visto antes en directo, pero ya me habían avisado que eran bastantes buenos... Y vaya si lo son. En las canciones La Chispa Adecuada o Entre Dos Tierras, era impresionante el parecido de la voz de Oliver Luque, voz principal de Héroe de Leyenda, con el gran Bunbury. Y no solo la voz era idéntica, las poses de cadera estaban bastante curradas y ¡¡qué decir de esas mallas de brillantina a la que Enrique nos tenía tan acostumbrados!!

 

Me sorprendió que respetaron muchísimo las canciones originales, pues muchos tributos suelen darle su toque personal a los temas, pero en este caso la finalidad de esta banda parece ser que el público tenga una experiencia lo más parecida posible a la que tendría ante el grupo homenajeado.

Fue un concierto muy familiar, en el que la nota tierna la pusieron dos peques preciosas, hijas de miembros del grupo que subieron al escenario a bailar y saludar y que se lo pasaron de lo lindo. Y qué queréis que os diga, ver a nuevas generaciones disfrutando del rock ¡me encanta!

A pesar de que las bandas tributos tienen sus detractores, creo que hay una presión añadida en ellas. Y es que tienen un modelo  con el que les van a comparar siempre, un alto listón en el que medirse continuamente. Algo que no debe ser fácil y que tiene su mérito no solo en no defraudar, sino en hacernos disfrutar al público de una experiencia que nos transporte a aquella vez que vimos al grupo original en concierto, que en mi caso fue en 1995... Casi nada.







Texto: Ro Sierra

Fotos y videos: Daniby