Lo que para muchos pudo ser un viernes normal y corriente, para otros significaba un cambio importante después de un año en el que parecía que el mundo del espectáculo se había ido difuminando poco a poco, un año en el que muchos hemos echado en falta la energía que proporciona la música en directo y en el que hemos rabiado contra la imposibilidad de disfrutarla como siempre hemos hecho.

Y a pesar de ello, es enorgullecedor el ver como varias salas están poniendo todo de su parte para poder ofrecer espectáculos de calidad y para que puedan venir a la capital bandas como Morphium, de la que hoy vamos a hablar.

Morphium nace en Girona en el año 2005 y se caracterizan por una mezcla de brutalidad y melodía únicos que les dan ese toque de distinción frente a otras bandas. Recientemente han lanzado su cuarto álbum llamado “The Fall” en el que han mantenido la esencia de trabajos anteriores y han evolucionado hacia un sonido mas cercano al metal actual, con claras reminiscencias numetaleras que combinadas con la voz de Alex Bace hacen de este disco una obra maestra, donde se ven pasajes para dejarte roto el cuello o para emocionarte y gritar al cielo si el día o el momento lo requieren.

Y con esa idea en mente nos lanzamos a la Sala 0 en la famosa Gran Vía madrileña, y desde antes de la apertura de puertas ya se pueden ver a los primeros fans esperando para poder disfrutar del show, y en el momento en que te unes a esa cola empiezas a sentir esa ansiedad que te prepara para lo que, como ya hemos dicho, has estado esperando desde hace más de un año.

Y una vez que ya entras en la sala y te ubicas en tu silla todo parece un poco irreal hasta que las luces se apagan, suena la Intro y la banda empieza a entrar en el escenario.

Y que mejor para empezar el espectáculo que abrir con Dance of Flies, uno de los singles de The Fall en el que Alex muestra toda la gama de registros que tiene combinados con esa pesadez que les caracteriza, dando paso a un estribillo épico y pasajes donde es imposible no mover la cabeza y romperte una o dos vertebras.

A continuación suena My Apocalypse donde encontramos esa reminiscencia al nu metal con el que muchos hemos crecido pero adaptado a los tiempos de hoy en día. Pegadizo, bailón y emotivo a partes iguales, todo ello potenciado por la energía que estos chicos transmiten en directo.

Y con esa misma energía entran al siguiente tema Everybody Is Dead In This House que sigue la misma línea rompecuellos que los anteriores y que hace que te den ganas de ponerte a saltar y, en palabras del propio Alex Bace, hacer un agujero en el suelo. Imprescindible para amantes del género.

A continuación la banda entra con Parasite (uno de los temas de adelanto del disco) el cual te acerca una vez mas a ese sonido bailón y pegadizo que hace que mires donde mires solo veas cabezas moviéndose arriba y abajo pero con un toque más crudo y Groove que los anteriores. 

Y es en este punto donde pasamos a uno de los temas de su anterior trabajo llamado You´d Rather Be Blind, un tema más directo que los previos pero siguiendo el mismo camino que hasta ahora, donde podemos disfrutar una vez mas de esa combinación de agresividad y melodía que caracterizan el sonido de Morphium.

Y que mejor momento para que entre The Truth, para mi gusto el mejor tema del disco y una autentica bomba en directo, una mezcla perfecta de potencia y agresividad llenas de melodía, con un breakdown bien escogido antes de finalizar el tema que hace que no quieras que acabe pero que debe hacerlo para dar paso a Insorcism, uno de esos temas intensamente potentes desde el inicio que hacen que te replantees las normas y te levantes a saltar por toda la sala.

A continuación empiezan a sonar los sampler que dan inicio a Past, tema de transición para uno de los momentos memorables de la noche cuando Alex presenta a Mara Lisenko de la banda MARA para que entre ambos den voz al tema Burn My Skin, uno de esos temas que emocionan y elevan el espíritu al ver la complicidad de ambos vocalistas. En el disco suena impresionante, pero en vivo solo puedo decir estas tres palabras: HAY QUE VERLO.

Y siguiendo esta línea emotiva no hay mejor tema para continuar que Made of Scars, de nuevo rescatando uno de los mejores temas de su anterior trabajo y que hace las delicias de cualquier oyente, con unas estrofas oscuras y absorbentes que dan paso a un estribillo que todos los que conocemos el tema cantemos a viva voz.

Tras estos momentazos toca dar paso al siguiente tema de la noche llamado Black Soul, tema de empiece mas pesado y lento en el que de nuevo podemos apreciar la versatilidad de la banda al fusionar potencia y melodía a partes iguales.

Y aunque no queremos que esto acabe, es el momento de presentar el penúltimo tema de la noche titulado Somethig Dead Inside donde también se aprecia la complicidad que hay entre Alex y en bajista Sergi, ambos dando energía al publico en cada estrofa y estribillo.

Y ahora es cuando llega el momento que nadie quiere, el ultimo tema, la despedida, el adiós, y dado que es algo inevitable estos chicos quieren hacerlo de la mejor manera posible, por lo que nos piden que dejemos nuestras bebidas en el suelo para golpear las mesas como putos orangutanes al ritmo su tema estrella What Lies Behind Words, el tema que no podía faltar en un concierto de Morphium.

Y cuando nos damos cuenta, esto ya ha acabado y nos encaminamos hacia la salida con el buen sabor de boca que nos dejan estos cinco chicos gracias a su gran energía y presencia escénicas, que hacen que los sintiéramos muy cerca de ellos aunque las medidas hicieran que estuviéramos algo más alejados.

Para finalizar, recalcar el gran trabajo de toda la banda a nivel musical, artístico, coral y escénico, por darnos un sitio donde durante un rato nos han hecho disfrutar de eso que te da la música en directo, que sigue existiendo, que hay bandas que siguen girando e intentando dar lo mejor de si mismas cada vez que se suben al escenario, y donde nos han recordado que los buenos tiempos volverán, más pronto que tarde.