El día 25 de enero se celebró el Winterfest VI en la Sala Apolo (Barcelona), y como era de esperar los fans de Apolicalipse Orchestra, Debler y Survael ya estaban haciendo cola entusiasmados para empezar a divertirse con buena música.

A las 19:15 horas la gente ya iba entrando a la sala, al principio no eran más de 30 personas, pero luego se fue llenando cada vez un poco más.

Survael empezó el evento con mucha energía. Las guitarras de Álex González y David Arenas ya empezaban a sonar junto el bajo de Joaquín Bermudez, la batería de José Arenas y la tremenda voz de Miguel Jareño. Empezaron con canciones muy agresivas, después bajaron un poco el ritmo con una de sus principales baladas llamada The Green Eyes. Seguidamente tocaron otras canciones, entre ellas Where The Sun Rises y Death Of submission que fue la segunda vez que ha sido tocada en directo. Finalmente, acabaron con Wild Side of Life. Su actuación duró tres cuartos de hora, pero fue más que suficiente para que ellos demostrasen que su álbum Savage Tales es muy bueno y sobretodo que lo saben defender muy bien en vivo.

 

A las 20:30 horas apareció Debler, un grupo que hizo saltar a la sala nada más entrar, y uno a uno se fueron presentando todos los miembros del grupo. Empezaron con uno de sus clásicos, Recto Hasta Amanecer. Después para avivar los corazones más folks de la sala tocaron El Ritual De Las Llamas de su primer álbum y seguidamente continuaron con la canción Nunca Jamás. Todo el grupo iba haciendo muy bien su papel, Rubén Kelsen cantando de maravilla, Nelson Venezuela marcando el ritmo con su batería, Alex García tocando los riffs con la guitarra, Sergio García con su bajo y Daniel Fuentes con su espectacular violín. Llegaron canciones conocidas por todos, como por ejemplo A Esta Ronda Invito Yo, Violar Y Rezar y Sentencia Final. El concierto acabó a las 21:30 horas con su último hit, Adictium, el público empezó a saltar y a cantar a pleno pulmón. Al final, aplaudieron a Debler, ya que hicieron un directo muy potente, incluso algunos de la sala ya estaban diciendo de repetir.

A las 21:45 horas apareció Apocalipse Orchestra y el ambiente se puso más tenebroso al ritmo de los oscuros riffs de Erik Larsson y su melodiosa voz, junto Mikael Lindström tocando su interesante hurdy gurdy, Andreas Skoglund tocando la batería, Jimmy Mattsson al bajo y Jonas Lindh a la guitarra. Su setlist fue principalmente todo su álbum llamado The End Is Night, el setlist fue el siguiente: Pyre, Theatre of War, Exhale, Here Be Monster, The Great Mortality, Flagellants’ Song y The Garden of Earthly Delights. Esta banda actuó perfectamente, con un sonido espectacular, consiguieron transmitir la ambientación oscura pero melódica que tanto les caracteriza y no defraudaron a un público que acabó totalmente entregado.

 

El evento acabó a las 23:00 horas, toda la gente salió contenta y satisfecha de haber pagado por la entrada ya que, personalmente, creo que todas las bandas lo hicieron de fábula, no hubo problemas de sonido y demostraron que son todos unos geniales músicos.

 

 

 

 

 

 

 

 


             

               TOP CONCIERTOS