El pasado viernes se planteaba como la última noche que haría calor en Sevilla (por ahora). Era una noche árida, seca, sureña… perfecta para un concierto íntimo de garito, whisky on the rocks y luces tenues.

No fue así especialmente lo que estaba reservado para nosotros pero fuimos algunos los valientes que sorteamos la larga fila que se congregaba por cierto tributo para dirigirnos a la gran sala X, al concierto de RUSTY RIVER. 

RUSTY RIVER es una banda de southern rock. Sin más mezclas… musicales. Ellos vienen desde Huelva y venían solos en una puesta en escena sobria que consistía en los cinco músicos básicos e indispensables para hacer rock: dos guitarras, un bajo, batería y cantante frontman.

Sin teloneros ni artificios, el quinteto convertiría el concierto en algo cómodo, de los de acabar temprano en casa… quien quisiera. ¿Y su directo? Telecaster y Les Paul descargando riffs, solos, wah wah, pedales y con un sonido impecable; bajo implacable marcando ritmo como un látigo y una batería que, por progresiva, personalmente fue la protagonista de la noche, mezclando ritmos, matices, mazas y baquetas, empujando siempre desde la retaguardia la máquina que viene de la ciudad vecina. Y es que, simplemente, suenan bien.

Así que la velada fue bastante rodada en un tempo que no pasó de la mitad del velocímetro. Diríamos que vienen presentando su nuevo disco “Holy Basil Blues”, pero su nueva creación sigue en fase de gestación y se ha retrasado; la banda ha fallado en sus previsiones, así que eso dejó un sabor agridulce entre la concurrencia.

No obstante, no dudaron en presentar algunas canciones de éste, como su tema homónimo o “Girl from Russell Square”, presentado en junio como adelanto en forma de videoclip

 .

Se mezclaron con otros cortes de sus trabajos anteriores “The Lag” o “The Old Curry Distillery”.

Mientras el combo dejaba pasar su set de canciones preparados para la capital hispalense el público iba calentando la sala, bastante fría a priori. Y es que, a veces y aunque nos duela, hay estilos de música que se disfrutan más en garitos que en grandes salas.

Había parte del respetado que venía directamente desde Huelva, lo que fue una gran oportunidad para estrechar lazos entre ambas ciudades. Nuestro frontman “John Lazarus” también consiguió soltarse conforme discurría el tiempo, haciendo más ameno un concierto que no pasó del medio gas, pero que cumplió con los oídos más exigentes.

En total, como hemos dicho, quince cortes fueron suficientes para que los RUSTY RIVER se presentaran en Sevilla por derecho. Un estilo southern muy definido que no dudaron en mezclar con stoner, psicodelia, peyote, marihuana… y guitarras, muchas guitarras.

Muy recomendados si eres de los que gustan del binomio Telecaster-Les Paul con sonido árido. 

Les esperamos con los brazos abiertos para cuando quieran repetir, esta vez sí, con su nuevo trabajo recién sacado del horno.

Crónica por F.C.

Fotografias por Daniby


             

               TOP CONCIERTOS