En el año 1977, Queen lanza su sexto disco. Superados los problemas económicos, creativos y de otros tipos, ya eran una banda consolidada, aclamada y con ese estilo propio, variable pero reconocible que buscaban.

La portada del disco fue encargada al ilustrador Frank Kelly Freas, autor de una portada de una revista de ciencia ficción que había marcado a Taylor.Tras escuchar el disco (no era seguidor de la banda) y decidirse por “all dead, all dead” modificó aquel diseño y puso a su robot, con un dedo manchado se sangre, con los miembros de la banda muertos y cayendo al suelo.
Hablemos del contendido:
We will rock you (may) es una de las canciones más míticas de la historia de la música contemporánea. Ampliamente utilizada en publicidad y en espectáculos de tipo lúdico y deportivo, fue proyectada por May tras la gira suramericana en la que sintió la energía del público cantando y quiso hacerle participar activamente. Y así se grabó, pista sobre pista multiplicando el ruido de las palmas y los tablones de madera. Poco más que decir de tan conocida pieza

We are the champions (Mercury), exactamente igual que la anterior, se ha convertido en todo un himno a la victoria, si bien es un autohomenaje a la banda ideado por Freddie, un guiño a sus éxitos pasados y presentes.

Sheer heart attack:
Contaba Freddie Mercury en una de sus raras entrevistas que tuvo un encuentro con Sid Vicious (Sex Pistols) en los estudios de la grabación. Vicious provocó a Mercury y se rio de su estilo (has tenido éxito llevando el ballet a las masas?) lo que acabó con Sid expulsado a empujones de mala manera. “Era un imbécil”, dijo de él Taylor, autor con Mercury de este tema de gusto punk y heavy, altamente energético en directo, con un solo de Taylor para presumir de nuevo material. Además este tema era un guiño, por un lado, a la música punk en general, y a la juventud seguidora de esa nueva tendencia que estaba abriéndose hueco a codazos en la industria musical.

All dead, all dead (May) habla de la muerte de su gato. Un tema melódico con una letra melancólica y una ejecución de piano muy bella, con un todo agudo al principio y uno más grave y triste al final; en un tema donde May hace gala de una buena capacidad de combinar altos y bajos con la voz.
En 2017 y tras 40 años se publicó la canción cantada por Mercury, que fue en su momento descartada.

aquí la nueva versión publicada

Spread your wings, de Deacon, es un canto a los soñadores que persiguen sus sueños. Gran interpretación vocal y gran melodía. Fue vuelta a incluir en el disco Live Killers en una versión en directo.

Fight from the inside es un “yo me lo guiso, yo me lo como” de Roger Taylor, donde él hace coros, guitarras, bajos y absolutamente cada sonido. Un sonido duro, de hecho, en cada tema de Roger Taylor podemos apreciar su gusto por el rock más puro y ortodoxo.

Get Down make love, una canción explícita de Mercury donde May podía lucirse con su solo en el escenario con su red special y un pedal, por lo que la canción duraba más en vivo que en la versión de estudio.

Sleeping on a sidewalk es un tema de Brian May con mucho sabor a club nocturno. A música en directo que escucharías tomando un tercio. Es una canción curiosa porque tiene una inequívoca influencia del Londres de los 60 y los Beatles. Tal vez si May subiera una octava luciría mejor, pero es una cuestión personal.

una versión en vivo de Mercury:

Who needs you, de Deacon, es una de esas joyas casi desconocidas. Una melodía cuidada y fabulosa, de inspiración sureña y mediterránea, con una guitarra acústica acariciante y cantada con mimo. Como curiosidad, tiene una frase en español, y nunca fue tocada en directo, lo que la hace perderse injustamente en el olvido, porque es realmente un buen tema.

It’s Late de Brian May es el tema más puramente rockero del disco. Un intro de guitarra muy bien medido frente a uno al final desenfrenado y enérgico con una historia de amor, sexo y desamor en tres actos, como una obra teatral en la que Freddie Mercury alcanza su nota vocal más alta. Una obra redonda, que fue incluida en un recopilatorio para celebrar el sexto aniversario de la muerte de Mercury.

Finalmente, Queen se lanza al blues con el tema My melancholy blues de Mercury. A la banda siempre le encantó lanzarse al abismo y probar nuevos estilo y hacerlos suyos, y este es un gran ejemplo. Guitarras de jazz, voces bajas y percusión con escobillas acompañan a una letra triste de blues que atrapa.


Como conclusión me gustaría apuntar ciertas cosas. Como que es uno de los mejores discos no ya de Queen sino de la música por varios motivos, y ha sido tratado de forma no muy justa, ya que el público se ha quedado con dos temas como we will rock you y we are the champions para consumo masivo sin reparar en la calidad vocal del mismo, y en su amplísima mira de estilos: el punk, el blues, el rock más ortodoxo, la creación, la lírica, la música sureña se dan cita en este álbum y ese hecho ha pasado un poco desapercibido. Por ello os invito a escuchar esta maravilla y, a que si os conquista, busquéis su edición remasterizada y las raw sessions. Merece la pena.

Texto: Meme Alonso


             

               TOP CONCIERTOS