Acaba de caer en nuestras manos “Impala”, el segundo LP de El Tubo Elástico, una banda jerezana compuesta por Daniel González (guitarras, teclados y programaciones), Vizen Rivas (guitarras y programaciones), Carlos Cabrera (batería y percusiones) y Alfonso Romero (bajo, teclados y programaciones).

Ellos mismos se definen como una banda de rock instrumental, pero después de escucharlos este término se les queda corto. Su sonido abarca muchísimo más en los 6 temas que componen este LP: desde el space-rock a la psicodelia, pasando por el rock progresivo con toques de jazz y curiosos instrumentos de percusión que le dan gran originalidad a la banda.

 

La preciosa portada es obra de Alex Lorenzo, repitiendo colaboración artística. Realizada en formato collage, la banda afirma que se pueden encontrar alusiones a cada tema del disco. Así que podéis echar un rato desentrañando significados. Encontramos también colaboraciones musicales en dos de sus temas: Guillermo Cides como stickista en “Turritopsis Nutricula” y percusiones de Ant Romero en “La Avispoteca.

 

Influenciados por Hendrix, Björk, Led Zeppelin o Porcupine Tree entre otros grandes músicos, la banda ha desfilado por festivales como Sonicarte (Teruel), Totúm Revolútum (Barcelona) ó 2days prog + 1 festival (Italia). Así que sin más, pasamos al análisis de los temas que componen su segundo trabajo.

 1. Ingrávido

Comenzamos el viaje con una intro que parece presagiar un disco tranquilo y calmado, con toques espaciales, donde encontramos una conversación armoniosa entre todos los instrumentos. A partir del cuarto minuto, este viaje da un giro inesperado y comienza una batalla de sintetizadores, bajo y guitarras que auguran un cambio significativo de dirección. Y desde aquí todo empieza a enredarse dejando paso a unos ritmos más graves y complejos, con un cierre final a manos de la batería.2

2. Antihéroe

El segundo tema tiene un inicio inverso, con un comienzo intenso que se calma brevemente para dejar paso a la psicodelia de los sintetizadores acompañados de una conversación entre guitarra acústica y eléctrica. La batería entra para romper este periodo de calma y volver a la intensidad del comienzo, con una guitarra que la acompaña suavemente al principio, pero incrementando su énfasis y acabando, lógicamente, en un éxtasis de psicodelia.

3. Turritopsis nutricula

Aunque a algunos les sorprenda el título y piense que se trata de alguna palabreja inventada, la Turritopsis Nutricula es considerada el ser vivo inmortal; es una medusa capaz de volver a su forma de pólipo una vez adulta, comenzando de nuevo el ciclo de vida una y otra vez. En cuanto al tema en sí, nada más comenzar nos sumerge de lleno en una atmósfera jazz donde hay una sincronía entre bajo, guitarra y batería que no quieres que acabe. Nada más entrar en función el stickista Guillermo Cides, el tono jazzero abre paso de nuevo a la atmósfera psy-ambient, agudizado por  las voces (para mí indescifrables) de Tom Panell. Ésta será la única ocasión en la que se rompe la instrumentalidad del disco. La guitarra eléctrica retoma la voz cantante para volver a la temática del inicio, pero el Stick no se lo pone fácil, dando como resultado un tema muy curioso. He de decir que mi favorito de todos.

4. El acelerador de picotas (Pt. I Ignición - Pt. II Colisión)

Por la duración de la canción y el título de la misma, ya podemos hacernos una idea de que tendrá claramente dos partes identificables. La primera parece estar más enfocada a un rock progresivo, con combinaciones de electrónica y jazz, con algunos toques espaciales de fondo. A casi la mitad del tema, podemos notar un cambio a una atmósfera más enredada y oscura, donde se mantienen los acordes de la primera parte, pero con más presencia y fuerza de los sintetizadores.

5. La avispoteca

Comenzando con zumbido de avispas como no podía ser de otra forma por su título, el tema se adentra en un ritmo duro e intrigante dominado por la batería. Hay que decir que es interesante escucharlo con auriculares, porque muchos sonidos de fondo se pierden en un entorno más abierto.  Como ya adelantamos, encontramos desde el principio las percusiones de Ant Romero, que le otorgan al tema un toque muy exótico, con tintes arábigos. A mitad del tema nos deleita un solo de guitarra espectacular. El tema se despide con un final explosivo donde cada instrumento busca y encuentra su hueco en la entropía final.

6. Impala formidable

Y cerrando el disco comenzamos el tema con un tempo más relajado en ritmo al principio (viniendo del punto álgido al que nos ha llevado el tema anterior), aunque no en intensidad. Continúa a ratos influencia de jazz pero los solos de guitarra se apoderan del tema para dotarlo de vigor y energía. Siendo el cierre, tampoco podía faltar su puntito psy, que nos hace conectar con la canción que comenzó todo al inicio del disco. Un detalle encantador.

 

Aunque no es el estilo de musical habitual que escucho, he de decir que siempre encuentro un momento y estado de ánimo para el rock psicodélico. Tras varias oídas al disco, saco como conclusión que es un trabajo bastante meditado y maduro, con mucho esfuerzo para dotar de sentido y forma esos cambios de ritmo y melodia. La falta de letras puede hacer a alguno reticente a su escucha, pero creo que no os arrepentiréis de darle al play.

 

Texto:  Inma Quijano

 


             

               TOP CONCIERTOS