El nuevo single de la banda Belga, es un claro ejemplo del Metalcore melódico que nació allá por el 97, transportado a las técnica y sonidos actuales. Mezclan un sonido “sucio” y rasgado de la parte thrash típica del metalcore clásico con melodías mas oscuras y pausadas que rozan el atmosférico.

La voz limpia y suave nos sorprende sin dificultad alguna con momentos de brutalidad y fuerza asombrosas, logrando un equilibrio muy logrado y estudiado, creando una pieza más que interesante y apta incluso para los no iniciados en este género.

 La progresión rítmica y sonora de la pieza es constante, bailando entre los momentos de calma antes de la intensidad absoluta y otra vez el ritmo pausado que te deja respirar, rematando con una dosis de desgarro no solo auditivo, sino visceral, poniendo un colofón perfecto a este más que interesante single.