Primer trabajo del grupo oriundo de Huelva ONUS BAAL (homónimo), un sonido clásico, bien estructurado y con todas las canciones en una misma línea: velocidad, técnica y unas letras bien trabajadas y que dan un punto extra al disco.

Con unas interpretaciones que no fallan al hacer giros innecesarios que sobrecargan el ambiente, nos encontramos con canciones que no dan respiro, que ni siquiera parecen pensar en bajar la guardia, haciendo que lentamente nos vayan enganchando y nos obliguen a pensar en que sus referencias son guías de un camino, no una copia.

En la nota de prensa expresan que sus influencias son bandas como Rata Blanca o Mago de Oz, pues tal vez se puedan apreciar más en la manera de ejecutar los solfeos, en esas partes donde cuentan con una mayor relevancia la técnica que la fuerza. Remarco la parte de las letras, cada canción es una historia, y ONUS BAAL hace gala de un esfuerzo para que cada verso encaje con buen tino, sin dejar palabras colgadas porque parece quedar mejor con la rima.

En una era donde el trap y el reguetón demuestran que el mayor esfuerzo lo podés poner en la ropa y en rimar palabras mal dichas como una merluza con labio leporino pero con un tatuaje “coool”, tenemos que mirar mucho más hacia el “mercado interno” y además de ponernos a dar botes debemos, insisto, escuchar canciones como “Aquella noche” o “Vientos de ayer”.

Impresionante la renuncia a querer ver caritas y suspiros en algún bolo al tocar “Cárcel de cristal”. En vez de balada suben la velocidad y  tiran más al macarreo post-adolescente que tanto añoramos algunos. Esta es una canción que podrían haber tocado con melosidad besucona, con un ritmo triste, de ese que tanto gusta a los exigentes “MetalPac@s” para luego bajar a firmar camisetas y discos a diestro y siniestro por su sensibilidad… Pues no, estos muchachos han decidido estampar las partituras contra el viento y dejar ese verdadero sabor amargo de algo que está roto y que difícilmente pueda repararse…

Un lanzamiento que tiene lo necesario para convertirse en épico, la banda tenía todo programado para lanzarse a la carretera y demostrar en directo qué estirpe tienen, el trabajo minucioso resalta en cada fragmento de Metal rebelde, haciendo una mezcla interesante y de matices que convierte este disco debut en algo de muchas luces.

Importante hacer valer la capacidad de combinar las letras, consistentes y seguras, dentro de un torbellino de Heavy Metal.

Salud al Metal Andaluz.

 


             

               TOP CONCIERTOS

 

 

 

 

 

 

 

facebook like box joomla