TRIUNFO DE LA APUESTA SEGURA POR RAINBOW

Sala Custom (Sevilla) 28/3/18: REGRESION/JORGE SALÁN/JOE LYNN TURNER.

Mientras gran parte de la ciudad continuaba ensimismada entre capirotes, nazarenos, vírgenes y cristos variados en sus procesiones de Semana Santa, la “otra Sevilla” (la rockera) nos congregamos en la Sala Custom como buenos fieles a nuestro rollo para recibir una buena ración de música cañera en directo.

Abrieron el cartel los catalanes REGRESION quienes demostraron tener tablas y saber hacer con su propuesta de hard & heavy-rock de aires clásicos. Supieron calentar al respetable con una sólida base rítmica y dos guitarristas tocando con muy buen gusto. Personalmente su vocalista me pareció lo más flojo del grupo, aunque debo añadir que le echó garra al asunto y defendió las nueve canciones de su set-list con solvencia, haciendo cantar a la peña en algunas como “Quien soy yo sin el puto rock´n´roll” o la última “Estrella del rock”. Destaco también “Puño de hierro” (de su más reciente álbum “Terra ignis” 2017) como otro momento puntero de los 45-50 minutos de la notable actuación de esta banda nacida a finales del 95 en un barrio obrero de L´Hospitalet de Llobregat, con 5 discos ya en su haber.

Debo reconocer que se me hicieron muy cortos los 20 minutitos del set por blues-rock de JORGE SALÁN, este extraordinario guitarrista madrileño que cumple 36 años la semana próxima estuvo brillante toda la noche (y eso que hacía doblete después como creo que también hicieron sus compañeros de escena).

Hay que descubrirse ante uno de los pocos master guitar-hero hispanos, un tipo tan joven y ya con 7/8 LP´s en solitario más dos con The Majestic Jaywalkers y 2 en directo -siendo su última referencia “Live in Madrid” (grabado en la Sala Changó en junio del año pasado)- merece un monumento (añádanle colaboraciones con monstruos como Miguel Rios y Jeff Scott Soto).

Un estilazo tocando que nos recordaba a cuando a aquel guitarrista heavy irlandés (Gary Moore) le dio por el blues ya puretón…un blues-rock acelerado, con solos endiablados con un puntito heavy maravilloso. Con algunos clásicos impagables y echándole valor para cantar “Key to love” de John Mayall & The Bluesbreakers, “Going down” de Freddie King (pero marcado hacia la veta del terreno al que lo llevó el Jeff Beck Group a finales de los 60) y “The thrill is gone” de B.B. King, SALÁN cerró sobre las 22:45 horas dejándonos con ganas de más (altísimas cotas de calidad en esa guitarra).

Pero claro, allí estaba casi todo kiski pendiente del show que nos fuera a ofrecer el veterano vocalista nacido el 2 de agosto de 1951 en Hackensack, Nueva Jersey, EE. UU, el Sr. JOE LYNN TURNER (voz de aquellos 4 LP´s de FANDANGO mediados los 70, de RAINBOW del 80 al 84, de Yngwie J. Malmsteen…y de tantos otros interesantes proyectos…lo último que recuerdo pinchar suyo en radio fue SUNSTORM).

El caso es que este pavo influyó bastante en los cánones a seguir por los músicos amantes del hard-rock melódico pa los restos. Con el ingrato recuerdo de su anterior visita a Sevilla en la que no cumplió las expectativas, se encargó de despejarnos las dudas que tuviéramos sobre sus innatas facultades vocales de un tirón. Y es que empezar una actuación con 4 piezas maestras de RAINBOW le quita el hipo al más pintado y no está al alcance de cualquiera: “Death alley driver”, “I surrender” (inmortal hit-single coreado a grito pelao por toda la sala), “Jealous lover” y el perfecto medio tiempo de vídeo-clip martilleado en su época en la MTV “Stone cold”.

La emoción entre los heavys más viejos del lugar era evidente –porque escuchar esos temazos requetebien cantados de una de nuestras bandas favoritas de toda la vida es muchísima tela del telón-. Sonó un corte creo que más reciente en onda power llamado “War games” y sin dejarnos respirar otro cañonazo de los rápidos de cuando Ritchie Blackmore se adelantaba a su tiempo: “Spotlight kid” (con esos típicos duelos guitarra-teclados que tanto copió después Yngwie). Por cierto, la forma de atacar los temas y los solos con sello Blackmore por parte de JORGE SALÁN absolutamente apabullante y demostrando una enorme personalidad.

La banda, además de Salán, formada por Ken Sandin al bajo (Alien, Kee Marcello), Darby Todd en la batería (Robert Plant, Paul Gilbert, Martin Barre) y P-O Nilsson a los teclados (Robin Beck, Rock Icons, Bobby Kimball) atronaba compacta y el sonido de la sala fuerte y con calidad.

Aquella hipnótica balada rock del último disco en estudio (“Bent out of shape” 83) de RAINBOW titulada “Street of dreams”, introdujo un feeling de ternura que desapareció pronto al interpretar otras 2 obras maestras del hard-rock como “Can´t happen here” y “Can´t let you go” ésta precedida con una guapa intro a las teclas.

Si nos ponemos pejigueras pues echamos en falta algunas de esos grandes temas que grabó con Yngwie en el 88 conformando “Odyssey”…que yo recuerde solo sonó “Rising force”, aunque tampoco nos debe extrañar dadas las broncas mediáticas habidas entre ambos (no acabaron precisamente como amigos).

En la recta final vino para mí una de las más agradables sorpresas de la noche: “Drinkin´with the devil” una canción que creo no era muy interpretada por RAINBOW en sus muchos directos. Como perfecto colofón el himno legendario “Long live rock´n´roll” presentando a la banda e interactuando con el público -siendo la única de la etapa DIO de toda una noche volcado hacia el legado RAINBOW-. En total, una hora y cuarto de espectáculo de primerísima categoría rockera con un cantante que demostró su tremendo prestigio y un guitar-star que lleva ya años mereciéndose un reconocimiento a escala planetaria.

Crónica: Eduardo “Powerage” Pineda

Fotos: Rafael Alonso

Video: Daniby